Las Tiroides

EA416B8D-E3A4-4821-8F40-07520C6ED44F.jpeg
Un sutil aumento o una leve disminución de las hormonas tiroideas puede cambiar por completo el comportamiento de las personas. Sus preferencias, su conducta sexual, su apetito o sus actitudes se ven muy afectadas. Por tanto, la relación que existe entre tiroides y estado de ánimo es muy estrecha.
De tamaño parecido a una bellota y con forma de mariposa, la glándula tiroides es una de las más importantes del cuerpo humano. Por eso, si comenzamos a sufrir problemas relacionados con ella, lo más probable es que nos acompañen desórdenes físicos y emocionales. ¿Quieres saber cuál es la relación entre tiroides y estado de ánimo?

Funciones y disfunciones de la tiroides

La tiroides es la glándula encargada de regular el metabolismo y de suministrar a nuestro cuerpo la cantidad de energía que necesita para realizar sus funciones básicas. Es decir, es la que establece a qué velocidad queman calorías nuestras células y el ritmo al que late nuestro corazón.

Está ubicada en la parte frontal del cuello justo debajo de la laringe y segrega tres tipos de hormonas. Por un lado, la calcitocina, que regula el nivel de calcio en sangre. Se usa para tratar enfermedades como la osteoporosis, porque favorece el depósito de este mineral en los huesos.

Por otro lado, la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), que aceleran el metabolismo de las células produciendo un incremento del calor corporal. La T4 es la forma principal de hormona tiroidea en la sangre. La T3 influye en el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso y en el ritmo cardíaco.
Médico palpando cuello de su paciente para ver la relación entre tiroides y estado de ánimo
Los dos problemas más comunes de tiroides son:
Hipotiroidismo (tiroides lenta): la glándula está poco activa y produce una cantidad insuficiente de hormonas.
Hipertiroidismo (tiroides hiperactiva): la glándula está demasiado activa y produce una cantidad excesiva de hormonas.

Aunque ambas surgen de una alteración en el funcionamiento normal de esta glándula, las dos condiciones repercuten de manera muy distinta en las personas que las sufren, tanto en el plano físico como en el psicológico.

Síntomas físicos de las alteraciones tiroideas
A su vez, dependiendo de si hablamos de una u otra alteración, los indicios físicos que tendremos serán diferentes. Incluso, en muchas ocasiones, hasta opuestos. Eso sí, ambos coinciden en la inadecuada estimulación de los distintos órganos del cuerpo.

Síntomas físicos del hipotiroidismo: aumento de peso, incapacidad para tolerar ambientes fríos, períodos menstruales irregulares, frecuencia cardíaca más baja, cansancio, estreñimiento, piel reseca, caída del cabello, agrietamiento de uñas y calambres musculares.

Síntomas físicos del hipotiroidismo: distracción, pérdida de peso, intolerancia al calor, frecuencia cardíaca más alta o irregular, bocio, fatiga o debilidad muscular, diarrea, náuseas y vómitos, dificultad para conciliar el sueño y temblores en las manos.

¿Cómo se reflejan en el estado de ánimo?

Como ya hemos adelantado, la relación entre tiroides y estado de ánimo es muy estrecha. Las variaciones en los niveles de hormonas inciden de manera directa no solamente en el ámbito físico, sino también en el cognitivo y emocional. Por ello son igualmente importantes los síntomas psicológicos y alteraciones del estado de ánimo que producen.

De hecho, los trastornos psicológicos son el principal motivo por el que los pacientes con hipotiroidismo acuden a la consulta. Entre sus quejas se encuentra una pérdida progresiva de la iniciativa y el interés debido a un enlentecimiento generalizado de los procesos mentales.

Eso hace que manifiesten problemas de memoria, deterioro intelectual, dificultades de atención y concentración (sobre todo en tareas de cálculo) y un pensamiento que definen como confuso. La tiroides es muy sensible a los estímulos psicológicos. Por ello, los pacientes con una actividad baja tienen un estado de ánimo próximo a la tristeza, nostalgia, melancolía e incluso a la depresión.

En los casos más graves y que no han sido tratados adecuadamente, el trastorno puede derivar en demencia. Por su parte, el hipertiroidismo suele generar irritabilidad, nerviosismo, hiperactividad, impaciencia y cambios bruscos de humor. Se asocia a un incremento de la ansiedad, agitación mental, labilidad emocional (lloran con facilidad y sin poder controlarse) y al insomnio. El caso es que, si no se atajan, pueden aparecer delirios y alucinaciones, así como problemas cardíacos, óseos, musculares y reproductivos muy serios.
Mujer cansada
Depresión y tiroides
Algunas de las emociones que más relación guardan con la tiroides son la ira, la rabia o el enfado. Por otro lado, tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo tienen un punto en común: la creación de una sintomatología manifiestamente depresiva.

En esto hay que tener especial cuidado porque es habitual confundir la depresión con un problema en la glándula tiroides. Es decir, aunque haya signos incipientes de depresión, no significa que esta exista per se.

En el caso del hipotiroidismo, el cuadro clínico depresivo es más notorio. Es así porque, al menguar la producción de hormonas y reducir el metabolismo del cuerpo, también disminuyen los niveles de serotonina, norepinefrina, y ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro.

Ya vemos que las oscilaciones y cambios de la función tiroidea pueden ir de la mano de graves perturbaciones psicológicas, alrededor de las cuales puede establecerse un origen equivocado. Por eso, antes de comenzar un tratamiento para la depresión es necesario cerciorarse de cuál es la actividad Tiroidea

Tiroides y estado de ánimo están íntimamente ligados
Es difícil tener alterados los niveles hormonales tiroideos y no notar una severa inestabilidad física y emocional. Así, lo que suele ocurrir es que mediante el tratamiento de las disfunciones tiroideas, ciertos trastornos psicológicos o psiquiátricos mejoran, e incluso pueden llegar a desaparecer. La relación entre tiroides y estado de ánimo es es una realidad cada vez más evidente. De ahí la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz para una resolución satisfactoria.

Hay muchos signos y síntomas que nos informan de que algo en nuestro cuerpo no marcha bien. Cambios radicales en los niveles de cansancio ante grados de esfuerzo similares, irritabilidad o irascibilidad pronunciada o problemas para conciliar el sueño serían algunos de estos cambios. De esta manera, ante la menor sospecha, lo mejor es consultarlo con un especialista. Piensa que con un sencillo análisis de sangre puedes saber cómo está funcionando tu tiroides.

Fuente. La Mente es Maravillosa

Anuncios

Algunas situaciones que vives y te darás cuenta si eres un Alma Vieja

 

3EADD6E5-6D9E-4EDE-B3FB-5988996F1DEC.jpeg

1. Nunca sentirse totalmente comprendidas

Las personas con almas viejas pueden ser vistas como personas extrañas ya que usualmente tienen ideas y estándares de vida poco convencionales. Usualmente sentirán que hay algo que los separa del mundo real, porque cosas como tener una gran riqueza y otros aspectos de vivir una vida material no les interesan realmente. Tener expectativas e ideas diferentes sobre cómo vivir puede hacer que sea difícil que los demás te comprendan y comprendan el propósito de tu vida.

2. Nadie comprende lo relajada que eres y la facilidad que tienes para perdonar

Las almas viejas tienden a tener un punto de vista filosófico de la vida y ven las cosas en perspectiva. Es decir, que cuando los problemas aparecen y te ves forzada a superar grandes obstáculos, comprendes que incluso en los momentos más difíciles de la vida hay beneficios. Pueden ver lo bueno en las personas, en la vida y en las interacciones del día que parecen negativas o monótonas.

3. Puedes contenerte mucho a la hora de vivir la vida

A medida que evolucionas, la conciencia que tienes sobre ti mismo aumenta y eres capaz de identificar de manera firme tus creencias sobre la vida y el mundo. El problema es que usualmente pueden ver muchas posibilidades dentro del espectro de la vida, y en vez de sentirte liberada para crear el destino que deseas, te inhibes gracias a esta libertad que has establecido.

4. Tomar decisiones basándose en una sensación parece lógico

La intuición es un lenguaje sutil y sofisticado, y estas personas trabajan todos los días para sincronizarse con la manera en que su cuerpo se comunica con ellos. Este instinto es el nivel más simple y básico de la intuición física que comunica mensajes de si/no o seguro/no seguro. Usamos esto cuando tratamos de tomar decisiones sobre ciertas personas o relaciones a nivel personal y profesional. Estas almas viejas dejan que su instinto los guíe a la hora de tomar decisiones y los demás no comprenderán cuando les digas que ‘hay algo que sientes’ con respecto a algo o alguien.

5. Puedes ser vista como alguien solitaria

Estas personas desean tener relaciones importantes, con impacto y que duren en todos los aspectos de su vida. Preferirían tener un par de amigos cercanos que decenas de conocidos que casi no conocen, lo que no quita que sean sociables. Tal como los introvertidos, preferirían utilizar su energía social con personas con quienes puedan tener conversaciones profundas.

6. No estás seguro si alguna vez encontrarás tu hogar

Uno de los problemas al tener un alma vieja es la imposibilidad de sentir que hay un lugar al que perteneces. Sea que viajes alrededor del mundo o hayas vivido toda tu vida en el mismo lugar, puede ser difícil para estas personas logren sentir que tienen un hogar en este mundo. Buscan constantemente personas amables y un lugar donde sientan que pertenecen.

7. Es muy importante tu tiempo a solas

Ser un alma vieja puede generar una existencia solitaria a veces. Necesitas la soledad para sentarte y reflexionar sobre la vida y para recargarte cuando estás exhausto, lo que puede ser frustrante para tus amigos y tu familia. A menos que a ellos les pase algo similar y comprendan la necesidad de estar solos de vez en cuando, este comportamiento puede generar problemas.
8. Tu definición de diversión es diferente a la de los demás

Encuentras cosas placenteras en los pequeños momentos de la vida. Irse de viaje por el fin de semana y manejar, ir a un restaurant que esté abierto las 24 horas durante la noche, tomar batidos y ver como amanece, pasar la tarde escribiendo cartas, son algunas de las cosas que te gusta hacer. El problema es encontrar a otras personas que les guste lo mismo.

9. Aprendes a ver de forma romántica la vida

Estas almas tienen una forma muy romántica de ver el mundo y usualmente, cuando el mundo no cumple con sus expectativas, pueden sentir que esto tiene un impacto emocional muy grande en ellos. A pesar de que son idealistas, eventualmente aprenden a ver el lado más realista de las cosas.

10. Te es difícil evitar que completos extraños les hablen
Hay algo en estas personas que hará que los demás se acerquen y les hablen. Podrías estar sentando en un tren o en un asiento en algún lugar, alguien se sentará a tu lado y 20 minutos después conocerás toda su historia. Los demás se sienten atraídos a hablar contigo pero puede ser difícil salirte de estas conversaciones porque sientes que es tu responsabilidad escuchar a estos extraños que quisieron hablarte.

Triunfarás cuando . . .

9AE5869D-7EDC-4D04-A7B1-7EBA6D88111DTRIUNFARAS CUANDO…

Cuando el egoísmo no limite tu capacidad de amar.
Cuando confíes e ti mismo, aunque todos duden de ti y dejes de preocuparte por el que dirán.

Cuando tus acciones sean tan concisas en duración como largas en resultados.

Cuando puedas renunciar a la rutina sin que ello altere el metabolismo de tu vida.

Cuando sepas distinguir una sonrisa de una burla, y prefieras la eterna lucha que la compra de la falsa victoria. Cuando actúes por convicción y no por adulación.
Cuando puedas ser pobre sin perder tu riqueza y rico sin perder tu humildad.
Cuando sepas perdonar tan fácilmente como ahora te disculpas. Cuando puedas caminar junto al pobre sin olvidar que es un hombre y junto al rico sin pensar que es un Dios.

Cuando sepas enfrentar tus errores tan fácil y positivamente como tus aciertos.

Cuando halles satisfacción compartiendo tu riqueza.
Cuando sepas obsequiar tu silencio a quien no te pide palabras, y tu ausencia a quien no te aprecia.

Cuando ya no debas sufrir por conocer la felicidad y no seas capaz de cambiar tus sentimientos o tus metas por el placer.

Cuando no trates de hallar las respuestas en las cosas que te rodean, sino en Dios y en tu propia persona.
Cuando aceptes los errores, cuando no pierdas la calma, entonces y sólo entonces…

Serás…¡UN TRIUNFADOR!

Fuente: Energías Femeninas

6 Métodos más efectivos de motivación

49ECEEFF-FE88-40DF-BA5C-396D5B71E9B7

Con la caída de las primeras hojas parece que nuestro ánimo también anda por los suelos. No encontramos razones para estar alegres, nos cuesta conciliar el sueño y la falta de objetivos empieza a hacer mella en nuestras labores. En momentos así, es necesario conocer los métodos de motivación más efectivos si no queremos acabar hundidos.

Este sentimiento de desgana y agotamiento a veces es producido por la denominada astenia. La fatiga, el estrés y el desánimo pueden ser crueles aliados de una incipiente depresión si no intentamos hacer algo para impedirlo. La influencia de los cambios estacionales en el el humor no tiene por qué ser mala, siempre y cuando sepamos llevarla con optimismo y positividad.

Los métodos de motivación más efectivos son aquellos en los que realmente uno tiene que poner de su parte. No basta con decir que se quiere cambiar de hábitos: es necesario pasar de las palabras a los hechos. Dentro de cada uno de nosotros existe una tremenda fortaleza, pero es responsabilidad nuestra elegir que hacer con ella.

“Las personas fuertes crean sus acontecimientos; las débiles sufren lo que les impone el destino”
-Alfred Victor de Vigny-
6 métodos de motivación

1. Haz una lista con tus objetivos a corto y largo plazo

Compaginar el trabajo con las tareas, las relaciones personales, las ambiciones y el propio descanso a veces es tarea casi imposible. Siéntate y haz una lista de lo que quieres conseguir a corto y a largo plazo. En la primera céntrate en cosas más realistas y accesibles; en la segunda permítete pensar a lo grande.

El esfuerzo y la determinación son cualidades excepcionales. Todos sabemos que la suerte no viene sola: hay que estar preparado para cuando te encuentre. Establecer una serie de objetivos a cumplir te mantendrá ocupado y te hará perseguir un fin que puede acabar cambiando tu percepción de muchas cosas.

2. Actúa como si te sintieras motivado

Puede parecer una tontería, pero es completamente real. Si le dices a un niño desde pequeño que es tonto aunque este sea el más listo de la clase, acabará comportándose como tal. El denominado Efecto Pigmalión se encarga de sacar lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros.

Compórtate como si realmente estuvieras enamorado de la vida. Sé amable, piensa en positivo y contagia tu alegría a los demás. Aunque al principio te cueste y sientas que estás actuando de manera hipócrita, terminarás por comprobar que a medida que te lo repites vas convirtiéndote en lo que proyectas.

3. Concéntrate en lo que estás haciendo

La fatiga y la desgana proviene muchas veces del exceso de trabajo. Uno de los mejores métodos de motivación que existe es concentrarse en lo que se está haciendo. No pienses en la siguiente actividad ni en la anterior. Tampoco te pares a procrastinar ni a preguntarte qué harás al llegar a casa.

Atiende a lo que tienes delante y da lo mejor de ti, como si te fuera la vida en ello. Lograrás unos resultados espectaculares, eliminarás el agobio y además, te permitirá acabar antes.

4. Usa el humor como arma

Reír es una de las mejores medicinas naturales. Esta acción libera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Ellas se encargan de que después de una buena sesión de carcajadas te sientas relajado y positivo, lo que obviamente afecta a tu manera de ver las cosas.

Rodéate de personas divertidas y con buen sentido del humor; acude a monólogos; ve comedias en el cine y en la televisión o deleitate con un buen libro satírico. Notarás que la vida no es tan gris como te parecía poco antes. Ser feliz no es una opción, es una obligación.
Resultado de imagen de disfrutando el paisaje en las montañas oil
5. Plantéate un cambio de aires

Un cambio de aires nunca viene mal. Decídete a hacer algo espontáneo cada día, alguna actividad que se salga completamente de tu rutina. Escucha música que nunca habías escuchado, haz un viaje a algún sitio en el que nunca habías pensado, organiza por sorpresa una quedada con amigos o simplemente, permítete comer algo que se salga de tu dieta.

La monotonía puede ser muy peligrosa. Trata de mantener tu mente y tus emociones activas. Empieza a estudiar algo que te interese, date un capricho o atrévete a hacer algo que provoque que tu corazón palpite a mil por hora. Nunca es tarde para empezar a virir.

6. Mímate

Quiérete. Pero no solo en el plano superficial y metafórico. Cuida tu cuerpo con esmero, y trátalo como si fuera tu templo. Permítete tiempo para ti, para relajarte y dejar la mente en blanco. Lee una buena novela de misterio al lado de una copa de vino, haz deporte y siéntete libre.
Trátate como nos han enseñado que hay que tratar a los demás: con gentileza, amabilidad y cortesía. Muchos de nuestros problemas vienen porque aplicamos esas máximas a la gente en general, pero nunca a nosotros en particular. Mímate todo lo que puedas.
La motivación puede surgir en cualquier momento, pero para ello es necesario estar abiertos a todas las posibilidades. Los métodos de motivación más efectivos se centran en tratar de mantener una actitud positiva, animarse a hacer cosas nuevas o focalizarse en metas. Lograr seguir esta serie de consejos puede implicar algo de esfuerzo al principio, pero todo lo que merece la pena lo requiere.

Si no eres feliz , consíguete un amante

AF9D9457-5458-4654-AC90-CCD5CF5D58B6.jpeg
Por Jorge Bucay
Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:”Depresión” y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, ES UN AMANTE

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más
A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es: “Lo que nos apasiona”.

Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar.

¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se vos también un amante y un protagonista… de la vida. Pensá que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.

Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante…

La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:
“Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”.

Dar y Recibir

700D3BD8-32E7-4475-92BB-5AA62F7FA960

DISPONTE A DAR PARA RECIBIR

Cualquier experiencia que nos sucede es una oportunidad de aprendizaje y de superación personal.

Todo lo que se origina en nuestro mundo externo es un reflejo de nuestro mundo interno. El Universo es mental, todo es mente, por lo tanto nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Como creemos lo contrario erróneamente intentamos modificar lo que pasa fuera para encontrar la paz interior o la plenitud, cosa que no ocurrirá.

Cámbiate de casa, de país, de pareja, de corte de pelo, cómprate ropa nueva y te garantizo que pronto seguirás sintiendo el mismo vacío interior.

La propuesta es hacerlo a la inversa, olvídate del mundo externo, de lo que pasa fuera y observa tu mundo interno, qué te pasa realmente a ti.

¿Eres capaz de reconocer cómo te sientes? ¿Eres capaz de gestionar tus emociones?

Lo que pasa dentro de nosotros debería estar dentro de nuestra zona de influencia, tendríamos que saber auto gestionarnos, tener el auto dominio y entender que lo que pasa fuera está dentro de nuestra zona de preocupación, por lo tanto, fuera de nuestro control, no depende de nosotros. Tenemos que cambiar el foco de fuera hacia adentro, ya que es ahí donde se hayan las posibilidades de acción, de transformación.

Observando nuestro mundo interior, podemos localizar todas las limitaciones y restricciones que nos hemos auto impuesto. Y podemos afrontar nuestros desafíos, retos, experiencias, relaciones teniendo en cuenta que siempre podemos:
ACEPTAR: Renunciar a cambiar a los demás y trabajar sobre nosotros mismos.

ASUMIR: Renunciar a culpar a los demás, asumiendo nuestras experiencias.

ACTUAR PACÍFICAMENTE: Renunciar a agredir, actuando con serenidad y eficacia.

AGRADECER: Renunciar a sufrir por las dificultades, agradecer lo que aprendemos de ellas.

VALORAR: Renunciar a quejarnos de lo que tenemos, empezar a disfrutarlo.

RESPETAR: Renunciar a criticar a los demás y a interferir en sus vidas, aceptarlos.

ADAPTARSE: Renunciar a huir del lugar que nos corresponde, adaptarnos a él.

Y en ese observar nuestro mundo interior podemos empezar a practicar el dar y el recibir. Dar es un verbo cuya acción siempre depende de nosotros y todos tenemos la capacidad de ser y mostrar la mejor versión de nosotros mismos. Podemos ofrecer dar a cada persona que se cruza en nuestra vida y en cada experiencia que nos toque vivir, la cara más amable que nuestro ser puede mostrar.

Y también es muy importante, es abrirnos a recibir lo que venga, lo que la vida traiga para nosotros. La visión corto placista nos lleva a querer recibir sin dar, ya que dar implica esfuerzo, implica exponernos y lo hemos viciado tanto que sólo nos genera frustración. Todos pensamos que damos más de lo que recibimos y de ser así cuánta condición ponemos en ese dar.

Tenemos que empezar a dar y a recibir sin condiciones. Dar lo mejor de nosotros mismos y abrirnos a recibir lo que nos llega, sin juzgarlo, sin decir que es poco o que es mucho, ya que es lo que la vida nos quiere entregar. Y esto lo podemos aplicar en todo, en los negocios, en las relaciones, en los temas de salud, en el dinero…

Para transformar tu vida, tienes que poner en marcha lo mejor de ti mismo.

LOURDES MORALES

Cuando todo parece caerse …

36987C88-D051-4FF3-9D1D-4713284E570B

CUANDO TODO PARECE CAERSE

Muchas veces nos encontramos en un momento tan especial de nuestra vida en la que todo parece destruirse a nuestro alrededor. Todo nos sale mal, aparecen problemas económicos, emocionales, familiares…

Seguro que tu que me lees has pasado o estas pasando por un momento así. Seguro que sabes a lo que me refiero cuando llega ese punto en el que no sabes que haces en esta vida, no sabes hacia dónde ir, no entiendes porque todo te sale mal.

Pues bien, cuando esto te ocurra, en lugar de deprimirte, en lugar de enfadarte o tirar la toalla… da las GRACIAS!.

Si, no me he vuelto loca… no. Da las gracias a tu Yo Superior y al Universo porque precisamente en ese mismo momento se te está dando la oportunidad de cambiar de rumbo, de subir un escalón en tu proceso de crecimiento y despertar interior.

Precisamente en ese mismo instante en el que todo parece que va mal y que se ha parado en tu vida es cuando se te da la oportunidad de rehacer tu vida y comenzar a vivir tal y como tu deseas vivir.

En ese momento debes centrarte en tu corazón. Olvidarte por un momento de los que te rodean y de todo lo exterior.

Siéntete… y pregúntate: ¿cómo me gustaría vivir esta vida? ¿a que me gustaría dedicarme? ¿Qué me gustaría cambiar? ¿De qué necesito desprenderme porque ya no me sirve?.

A veces en nuestra vida hemos de tomar decisiones importantes, hemos de dejar cosas y personas atrás para poder llevar a cabo nuestra misión personal, la que nos hemos marcado antes de nacer.

Nosotros venimos solos a esta vida… y nos vamos solos. Y aquí, nos encontramos con otras personas que nos ayudan a experimentar lo que nos hemos propuesto antes de venir y viceversa. Pero esto no siempre es para todo el tiempo que estamos aquí. A veces nos relacionamos con personas que solo tienen importancia en nuestra vida hasta que experimentamos y/o aprendemos lo que ellos vinieron a ayudarnos. Después hemos de aprender a soltar y dejar partir para que tanto ellos como nosotros podamos seguir con nuestra experiencia y nuestra misión personal.

Si ahora estas en ese punto en el que parece que todo te va mal. Serénate, encuéntrate contigo mism@, conecta con tu Yo Superior y pídele que te de una pista mostrándote el camino… y comienza a soltar… comienza a practicar el desapego.

Recuerda que para que cambie todo fuera primero hemos de realizar cambios en nuestro interior.

… y no estas sol@!

Cuentas con las ayudas que necesitas para seguir adelante, pueden ser físicas o no físicas… pero están ahí, fíjate desde tu corazón, desde el amor y las verás!.

Felicidades por permitirte crecer y avanzar
Autor desconocido
………..
“Por la herida entra la Luz”. Rumi