El cuerpo grita, lo que tu mente calla

El lenguaje de nuestro cuerpo es un reflejo de las condiciones emocionales de la persona. Cada gesto o movimiento puede ser una clave valiosa para descubrir una emoción concreta que esa persona siente en ese preciso momento.  

Amor, risa, ansiedad, enojo, miedo… Nuestro cuerpo responde de manera involuntaria a las emociones. Imprescindibles a la hora de vincularnos con el entorno, aprender a ejecutarlas no es querer sustituirlas, al contrario, admitirlas para reconducirlas y proceder con conocimiento.

Tomamos conciencia del papel  que juegan las emociones en las relaciones con nuestro entorno, en nuestra comunicación y sobre todo para mí lo más importante es que nuestro estado emocional depende solo de nosotros. La lección a aprender es el desarrollo de la autosuficiencia, la capacidad que posee un individuo de saber sustentarse por sí mismo en la vida, tanto material como emocionalmente, no depender de nadie para sentirse bien.

Ante cada acontecimiento que vivimos, por pequeño que sea sentimos una o varias emociones, las cuales pueden ser hasta contradictorias entre si, este sentir nos permite posicionarnos ante las vivencias del día a día, nos conectan a lo que necesitamos en cada momento (si las escuchamos).
En el reconocimiento de la emoción, la guía es el cuerpo, es en el cuerpo donde se manifiesta todo lo que sentimos, toda emoción tiene un registro corporal que la acompaña, por lo que es importante por un lado darme cuenta donde estoy sintiendo la emoción, “siento la alegría en la parte alta del pecho” o “ siento la tristeza en ojos y en la boca del estomago”, en que zona del cuerpo localizo mi sentir de este momento y por el otro como es la cualidad física de la emoción que siento, “siento mi alegría como un cosquilleo en la parte alta del pecho” o siento la tristeza como una humedad en los ojos y una sensación de vacío en el estomago”.

Todas mis emociones se acompañan de una sensación física que puedo localizar y con unas cualidades físicas que puedo reconocer.
Aprender a escuchar y ha reconocer esas sensaciones es fundamental para ser consciente de lo que estoy sintiendo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s