Cómo sanar con Ho´oponopono

Cómo sanar con Ho´oponopono:

Hoy es un buen día como todos los días!  para sanar tus relaciones, podes prender una vela del color que tengas o simplemente… con tu corazón decir:

  • Lo Siento
  • Perdóname
  • Gracias
  • Te Amo

“Te pido perdón,  por pedirte que te comportes de la manera que te comportas para encajar en mis creencias, y te amo.”

“Me perdono a mi mismo por pedirte que te comportes así, y me amo.”

“Pido al Universo que sane en mi lo que hace que le pida que se comporte como se comporta.

“Lo siento, te amo. Perdóname por aquello que está en mí (interior) que ha creado esto.

Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo siento, te amo. Lamento que haya algo en mí que se manifiesta en tí.

Y lo siento, me amo. Me perdono por estar creando esta realidad.”

“Lo siento, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto”.

De este modo tomamos responsabilidad y desde ese lugar nos perdonamos a nosotros mismos.

Como tenemos recuerdos en común, basta con que uno tome la responsabilidad de pedir perdón para que esos recuerdos se borren de uno, en principio ,  y de los demás.

“Creador Divino, padre, madre, hijo como uno… Si YO, mi familia, los parientes y los antepasados le han ofendido, a su familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el principio de nuestra creación al presente, pedimos su perdón… Deje que esto se limpie, purifique, corte todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones y transmute estas energías negativas e indeseadas en luz pura… Y que así sea”

“Te amo, y si desperté sentimientos hostiles en tí lo siento, y te pido perdón.

“ Gracias.”

“Yo tengo el don de elegir”

“Esto lo estoy creando yo, son mis pensamientos del otro. Es producto de mis programas, mis grabaciones, mi percepción. Yo puedo borrarlo”.

“Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas.

Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo.

Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme.

Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias,  y la libero, a ella y a los involucrados.

Gracias, lo siento, te amo, lo lamento, te agradezco.”

Explicación:

Cada vez que estés frente a una situación que te genera una emoción de crisis, de dolor, de angustia, cualquier emoción negativa, decí:

“Al presentarse esto ante mí, puedo reconocer memorias viejas (Puedo, significa que tengo la posibilidad de hacerlo. Tengo esa posibilidad: reconocer memorias viejas con esto que está pasando.)

“Esas memorias estaban en mi subconciente, y por primera vez las distingo. (por primera vez, porque antes, la situación me pasaba por encima. Algo ME pasaba, ME llenaba de angustia, ME llenaba de ira, y Me transformaba en la angustia, la ira, la emoción que fuera.

Ahora no. Ahora, puedo ser solamente el observador, ver lo que está sucediendo ahí, distinguir que es una memoria vieja que parte de un condicionamiento.

“Ahora en lugar de convertirme en ESA emoción que ME sucede con la situación, soy el observador que le agradece a la circunstancia, porque ahora estoy pudiendo ver ahí, en esa pantalla lo que mi subconciente está proyectando en ella. Todo eso que veo ahí afuera, sale de mi proyector.

Por primera vez, veo que yo misma escribí el guión, y puedo modificar lo que los actores que yo misma elegí dicen con el guión que yo misma escribí. Devuélvanme los guiones, ahora voy a cambiar la historia.

Maravillosa aventura, no?

Y la frase continúa así: “Por eso les doy las gracias por la oportunidad que hoy tengo de liberarme. Pido disculpas a la situación teñida por esas viejas memorias, y la libero, a ella y a los involucrados.”

Esto te aleja absolutamente de la posición de víctima indefensa, porque el método correcto y la aplicación correcta te llena de gratitud.

¿Cómo iba a poder ver lo que está en mi inconsciente si no lo proyecto fuera de mí, si la situación, y las personas que comparten mi vida, no me lo muestran? Así que sinceramente les agradezco, y les digo que lo lamento, lamento estar usándote para ver lo que no podía ver sin vos. “Lo siento, Perdóname, Te agradezco, Te amo ”

El asumir el 100% de nuestra responsabilidad es el camino más corto.

Cuando nos damos cuenta que sólo son “nuestros programas” los que no nos permiten ver las cosas con claridad, dejamos de culpar los factores externos y decidimos tomar responsabilidad, las puertas del paraíso se abren para nosotros y alcanzamos un estado de infinitas posibilidades.

En cambio, cuando estamos enojados con alguien o por algo, perdemos nuestra libertad.

Nuestros propios sentimientos de odio nos condenan y atan.

Somos esclavos de ellos.

De este modo sólo nos dañamos a nosotros mismos.

Podemos liberarnos a través del perdón.

El perdonar forma parte del camino más corto y más fácil.

Pero no es necesario hablar con nadie para informarle que lo hemos perdonado.

Éste es un trabajo interno. Es un proceso que se da entre nosotros y Dios cuando decimos: “Divino Creador, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto”.

Ante una zona enferma o una enfermedad:  Te pido perdón (dirigiéndose a la zona enferma) por pedirte que te comportes de la manera que te comportas para encajar en mis creencias, y te amo.”

“Me perdono por pedirte que te comportes así, y me amo.”

“Pido al Universo que sane en mi lo que hace que le pida que se comporte como se comporta. Gracias”

En definitiva, o que hacemos es:

TOMAR CONCIENCIA de nuestra realidad,

CANCELAR el pasado

Y RESPONSABILIZARTE del presente…

Sólo por Hoy………..

Toma las riendas de tu vida…..Actívate…No te arrepentirás

Namasté

Te Amo, Libre ,con Alas, con Luz



Te amo , y en este momento acepto la aventura de explorar y descubrir contigo lo que guardas más allá de tus máscaras y tus defensas. 


Contemplo con ternura tus más profundos sentimientos, tus temores, tus carencias, tus esperanzas y alegrías, tu dolor y tus anhelos. 


Te amo , y comprendo que detrás de tu aparente coraza se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga y de una sonrisa sincera en la que puedas sentirte en casa. 


Te amo , y con el mayor respeto entiendo que la desarmonía y el caos en los que a veces vives son el producto de tu ignorar y de tu no conciencia. Me doy cuenta de que si generas desdichas es porque aún no has aprendido a sembrar alegrías, y en ocasiones te sientes tan vacío y tan carente de sentido, que no puedes confiar en ti mismo ni reconocer tu riqueza; pero en este instante, descubro y honro, por encima de cualquier apariencia, tu verdadera identidad y tu valor, y aprecio honestamente tu infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la Vida. 


Te amo , y sinceramente desde hoy te brindo la oportunidad de ser escuchado con profunda atención, interés y respeto. Acepto tu experiencia sin pretender modificarla, sino comprenderla. Te ofrezco un espacio en el que puedas descubrirte sin miedo a ser calificado, en el que sientas la confianza de abrirte, sin ser forzado a revelar aquello que consideras privado. 


Te amo , reconozco, y a partir de este momento te muestro que tienes el derecho inalienable de elegir tu propio camino, aunque éste no coincida con el mío. Desde este instante, te permito descubrir tu verdad interior por ti mismo, a tu manera; te aprecio sin condiciones, sin juzgarte, sin reprobarte, sin pedirte que actúes de acuerdo con mis expectativas, sin exigirte que te amoldes a mis ideales; tienes el derecho de ser tú mismo. 


Te amo , y te valoro por ser quien eres, no por ser como yo quisiera que fueras. Confío en tu capacidad de aprender de tus experiencias y de levantarte de tus caídas, más fuerte, más maduro; tengo plena fe y absoluta confianza en tu poder como individuo. 


Te amo , y gozo de la fortuna de poder comprometerme voluntariamente contigo, y a partir de este día respondo en forma activa a tu necesidad de desarrollo personal. Creo en ti cuando tú dudas; te contagio con mi vitalidad y mi entusiasmo cuando estás por darte por vencido; te apoyo cuando flaqueas, te animo cuando titubeas; te tomo de las manos con firmeza cuando te sientes débil; confío en ti cuando algo te agobia; y te acaricio con dulzura cuando algo te entristece, sin dejarme arrastrar por tu desdicha. 


Te amo , comparto tus alegrías y me regocijo contigo cuando te sientes dichoso. Me deleito en tu presencia, más no pretendo poseerte; disfruto de tu compañía, pero no deseo retenerte ni impedir tu vuelo. Paladeo el regalo de compartir en el presente, por el simple gusto de estar juntos sin ataduras ni obligaciones impuestas, por la espontánea decisión de responderte libremente. 


No te quiero mío, te amo tuyo, te amo libre; te amo, como amo a la brisa que viene y va, y acaricia mi mejilla. 


Te amo , y tengo la suficiente humildad como para recibir tu ternura y tu cariño sin representar el papel del que nada necesita; acepto con gusto lo que me brindas, pero no exijo que me des lo que no puedes o no deseas. 


Te amo , y le agradezco a la Vida el prodigio de tu existencia, pues siento tu presencia una auténtica bendición en mi sendero; gracias por ser. 


Te amo , y precisamente por eso no dependo de ti, pues si dependiera no sería amor sino carencia, no dependo de ti, te amo. 


Hoy disfruto de nuestro encuentro, sabiendo que cada día es una aventura incierta y que el mañana es una incógnita perenne. Desde hoy, vivo como si fuese el último día que puedo compartir contigo, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que te tomo de la mano, y en esta forma hago que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa. 


Me atrevo a mostrarte mi cariño espontáneamente a través de mi mirada, de mis gestos y sonrisas, de mi caricia firme y delicada, de mi abrazo vigoroso, de mis besos, con palabras francas y sencillas, te amo. 


Te valoro por ser quien eres, aprecio tus riquezas interiores, aun aquellas que tú mismo desconoces. Veo tu potencial latente y desde hoy colaboro para que florezca la semilla que se encuentra dormida en tu interior. Tu desarrollo personal me importa honestamente, cuentas conmigo y desde este momento te permito descubrir tus capacidades creativas y aliento tu posibilidad de dar todo el fruto que puedes dar; con gusto develo ante tus ojos el tesoro que llevas dentro, y coopero contigo para ser de esta vida una experiencia más rica y más llena de sentido. 


Te amo , y también me amo a mí misma y por eso desde este día también me atrevo a establecer mis propios límites, y a mantenerlos firmemente; me respeto a mí misma y por ello con todo mi amor, no permito que transgredas mis derechos personales, ni que me ates, ni que coartes mi libertad para ser quien soy. 


Te amo , y tengo tanta confianza en mí mismo y en ti, que sin temor a que nuestra relación humana se perjudique, desde este instante me siento en la libertad de expresarte mi enojo, sin ofenderte, y puedo manifestar lo que me molesta e incomoda sin intentar hacerte daño o lastimarte; soy sincera, soy veraz contigo. 


Te amo , por eso también reconozco y respeto tus limitaciones y así te aprecio, pero no te idealizo. Comparto y disfruto los acuerdos y acepto los desacuerdos, y con absoluta certeza te digo que si llegara el día en que evidentemente nuestros caminos fueran incompatibles sin remedio, yo soy capaz de despedirme en paz y en armonía, de tal manera que ambos nos recordemos con gratitud por los tesoros compartidos. 


Te amo, y al amarte veo en ti más que tu individualidad como persona; te percibo y te valoro como una expresión del Hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada Ser Humano, de la cual yo misma formo parte. 


A través de ti reconozco el milagro indescriptible de la Naturaleza Humana que es mi propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones; a través de ti, puedo apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la Humanidad, así como sus lados oscuros y sombríos. 


Te amo, y en ti amo al Ser Humano en su totalidad y amo la auténtica Naturaleza Humana tal como es. 


Te amo, y al amarte a ti, me amo a mí misma y me siento orgullosa de ser una nota digna y valiosa en la sinfonía de este mundo.

Amor en primera potencia

Cuando las almas gemelas se encuentran… fluye, sin más

Namasté

“Carta a los adolescentes sin poder”

Queridos compañeros de viaje:

Quiero empezar por esta gran palabra “ADOLESCENTES ” que muchos olvidamos cuando nos dirigimos a nosotros  mismos.

No merecemos el nombre de adolescentes, porque no carecemos de nada; muy al contrario, poseemos muchas cualidades que los adultos han dejado perder en su ansia de ser admitidos por la sociedad.
Tal vez, algunos de los que intentan enseñarnos no supieron integrar su adolescencia en su vida adulta, y por eso pretenden pensar y decidir por nosotros.

No somos incompletos, somos personas y, por lo tanto, perfectos como humanos.

No permitamos que piensen por nosotros.

Para conseguirlo hay aprender a ser dueños de nuestros pensamientos, apartar las opiniones que tengan sobre nosotros, distinguir un sentir profundo de un mero capricho, vivir la existencia como un don que se nos otorga, sentirnos constructores de nuestros sueños y los verdaderos protagonistas de nuestra vida…

Nuestros sueños definen la profundidad de nuestra libertad; su realización, nuestro poder.

Un amigo, que trabaja con personas de nuestra edad, me dijo una vez que los anima con la siguiente frase: “Los sueños son el alimento de la realidad”.

Si no nos alimentamos de nuestros propios sueños, no podemos poseer la realidad; sin poseerla nos sentiremos sus esclavos.

Hay una ley en física que dice que cuando ejercemos una fuerza sobre algo, se nos devuelve la misma; por eso cuando apretamos con un dedo sobre una pared, sentimos que si seguimos presionando nos romperemos el dedo.

Cuando queremos resolver situaciones conflictivas, utilizando la fuerza, este principio también actúa, y sentimos una oposición proporcional a nuestro esfuerzo, es agotador…es la esencia de la guerra que va desgastando a los dos bandos.

¿Cuántas veces sentiste esa lucha, con la sensación de no poderla ganar…?. Sufriendo la incomprensión de los seres queridos.

La ley – Principio de Acción y Reacción – está ahí, impidiéndonos el paso.

Pero hay salida, no es necesario darse cabezazos contra las leyes de la naturaleza.

Basta con no ejercer fuerza alguna….Entonces… ¿ tenemos que rendirnos, tenemos que dejar que manejen nuestra vida…?- pensemos …

Rendirse sí, rendir nuestra fuerza, pero… para dar paso a nuestro poder.

Resalto esta última reflexión.

Su significado está muy unido al de permitir realizar nuestros sueños, y además, no tiene ninguna ley en contra.

El poder no se encuentra fuera, nace de nuestro centro, de nuestro corazón. Tan solo tenemos que quitar los obstáculos que nos separan de él.

Reside dentro de nosotros como un inmenso tesoro oculto, esperando ser descubierto.

El mapa del tesoro es nuestra capacidad de imaginar por nosotros mismos.

La adolescencia es una oportunidad para buscar nuestro tesoro, es una edad muy adecuada para poner a prueba nuestra capacidad de aventura.

No la desaproveches.

Muchos de los llamados adultos no supieron lo que se perdían, y decidieron seguir con la lucha de fuerzas, agotándose en el combate… pretendiendo enseñarnos a continuar su lucha, su guerra…

Quizás, hayas sentido más de una vez que ésta no es nuestra guerra.

La base del poder no es el enfrentamiento, es el Amor y el Respeto.

Desde el poder que nace de nuestro corazón, no hay necesidad de disputar nada a nadie.

Él será el puente entre nuestros sueños y nuestra realidad, haciéndonos sentir creadores de vuestra vida.

Esta etapa de nuestra existencia está llena de potenciales y de maravillosas aventuras, también de pruebas, pero el tesoro de nuestro poder nos servirá para toda la vida.

Lo maravilloso es, llegar a la etapa de adulto, pero sin olvidar la de niño y adolescentes que fuimos , como un todo integrado, siendo el protagonista de nuestra propia vida , potenciando cada etapa más y mejor y realizando nuestros sueños.

Gracias por compartir el camino

Namasté

Consejos ,para encontrarte a tí mismo…

Habla simplemente cuando sea necesario.

Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca.

Sé breve y preciso ya que cada vez que dejas salir una palabra, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu chi.

De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía.

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir.

No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de chi.

Si no tienes nada bueno, verdadero y útil qué decir, es mejor quedarse callado y no decir nada.

Aprende a ser como un espejo: Escucha y refleja la energía.

El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado, porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.

Si te identificas con el éxito, tendrás éxito.

Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos.

Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna.

Aprende a ser como el universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios.

Porque siendo como un espejo sin emociones aprendemos a hablar de otra manera.

Con el poder mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permite una comunicación sincera y fluida.

Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de la opinión de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible, insondable como el Tao.

No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre, que nos da lo que necesitamos.

Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, a percibir sus virtudes, a brillar.

El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.

No te comprometas fácilmente.

Si actúas de manera precipitada sin tomar conciencia profunda de la situación, te vas a crear complicaciones.

La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen “sí”, porque saben que ese famoso “sí” no es sólido y le falta valor.

Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después.

Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría.

Si realmente hay algo que no sabes, o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo.

El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal.

En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace creer que sabe.

Evita el hecho de juzgar y de criticar, el Tao es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad.

Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es expresar tu opinión muy personal y es una pérdida de energía, es puro ruido.

Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades.

El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resulto de ti mismo.

Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida.

Ocúpate de ti mismo, no te defiendas.

Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión.

Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.

Tu silencio interno te vuelve impasible.

Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo.

El arte de no hablar.

Toma un día a la semana para abstenerte de hablar.

O por lo menos algunas horas en el día según lo permita tu organización personal.

Este es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo del Tao ilimitado en lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao.

Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio.

Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente.

Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya.

El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio.

Si tu ego se impone y abusa de este poder el mismo poder se convertirá en un veneno, y todo tu ser se envenenará rápidamente.

Quédate en silencio, cultiva tu propio poder interno.

Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo.

No trates de forzar, manipular y controlar a los otros.

Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser.

Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao.

Namasté

Lágrimas dulces

Lágrimas dulces

Un niño, de 6 años de edad, empezó a correr por la sala mientras su padre lo seguía con una mirada de pocos amigos.

El niño con enérgica actividad decidió pasar por debajo de la mesa donde estaba conectado el equipo de música con tal mala pata que se enganchó con el cable, perdió el equilibrio y al apoyarse en la mesa para vencer el golpe casi se le cae el equipo de música encima.

El miedo del padre y el miedo del hijo

El padre, situado a pocos metros, cuando vio que se le podía caer el equipo de música encima, le pegó un fuerte grito: “¡Cuidado! ¡Que te vas a hacer daño! Mira lo que te pasa por correr y no mirar. Te podías haber hecho mucho daño, y además, te podías haber cargado el equipo de música”.

El niño, levantándose del suelo, le contesta con una actitud desafiante: “¡Bueno y qué! Yo ya sabía”. Y se pone a caminar alejándose de su padre, con la mirada baja.

Me acerco al padre y le comento: menudo susto ¿verdad?

Padre: pues la verdad es que sí. Lamento el grito que he dado, seguro he molestado.

Yo: eso es lo que necesitaría oír tu hijo de ti en estos momentos. Tú has gritado porque te has asustado al verlo en peligro y no has sabido reaccionar de otra forma.

Él también se ha asustado por la caída y por tu fuerte grito y ha reaccionado haciéndose el fuerte ante ti.

Pero mira ahora como os habéis quedado, distanciados y con cara de pocos amigos.

Por qué no vas buscarlo y le cuentas sobre tu miedo, tu susto, tu grito espontáneo y que ahora ves que él también se ha asustado.

No le des ninguna explicación más, ni sermón sencillamente háblale de tu susto, de qué te pasa a ti cuando lo ves en peligro, cómo te sientes y cómo te hace reaccionar.
La necesidad de llorar

El padre se acercó a su hijo, se agachó y mirándolo a los ojos le contó. Yo contemplaba a una cierta distancia, como su hijo lo escuchaba sin mirarle a la cara y haciendo ver que no quería saber nada de él, pero a los pocos minutos de estar escuchando al padre se puso a llorar desconsoladamente.

El padre me miró muy sorprendido, pues el llanto era bastante fuerte y con su hijo de la mano se acercó para comentarme:” tal vez se ha hecho daño con la caída, tal vez se ha torcido el tobillo o se ha roto algo… no sé… ¿Cariño por qué lloras? ¿Qué te duele?”

Yo: no le duele nada físico…, pero tus palabras, tu cercanía, le han hecho sentir que tiene tu permiso y tu comprensión para expresar también su susto. Está sacando hacia fuera su dolor y su pena por disgustarte. Dale tu apoyo y tiempo…. Ahora estáis los dos hablando en el mismo plano, en el plano de vuestro corazón.

El padre se agachó a la altura de su hijo y lo abrazó fuertemente. El niño también lo abrazó y siguió llorando un ratito más y poco a poco fue bajando la intensidad hasta que finalmente se calmó. Vi cómo se miraban a los ojos, el padre le secaba las lágrimas mientras le decía algo que provocaba la sonrisa en el niño. Segundos más tarde, el niño reía y el padre mostraba cara de felicidad.
Compartir y validar los sentimientos

Ambos sintieron susto y miedo y eso les hizo reaccionar a cada uno de una forma determinada para defenderse. Cuando el niño supo acerca de los sentimientos de su padre sintió que también validaba los suyos, sintió que tenía espacio para llorar y desahogarse, llorar de verdad (que no es lo mismo que llorar de rabia o de enfado). Esas son las lágrimas que yo llamo, lágrimas dulces, pues son las lágrimas que sanaron su dolor emocional (y el de su padre también).

http://www.altaeducacion.org/forum/topics/los-hijos-necesitan-sentir-los-sentimientos-de-los-padres

De la medicación a la meditación

*De la medicación a la meditación*

*Sólo al tomar decisiones te vuelves más y más consciente, sólo al tomar decisiones te vuelves más y más maduro y sólo al tomar decisiones te vuelves más astuto. De otra manera uno se vuelve insulso.
La gente va de un gurú a otro, de un maestro a otro, de un templo a otro — no porque sean grandes buscadores sino porque son incapaces de tomar decisiones. Así que van de uno a otro. Esta es su manera de evitar el compromiso.

Lo mismo ocurre con otras relaciones humanas: un hombre va de una mujer a otra, continúa cambiando.

La gente piensa que es un gran amante; no es un amante en lo absoluto. Él está evitando, él está intentando evitar el involucrarse profundamente, porque cuando te involucras profundamente tienes que enfrentarte a problemas, y tienes que pasar por mucho dolor.
Luego uno simplemente juega a lo seguro; uno se asegura de no involucrarse profundamente con nadie.

Si te involucras muy profundamente, no serás capaz de volver con facilidad. Y si te involucras profundamente con alguien, este alguien también se involucrará profundamente contigo; siempre va en proporción.

Si me involucro profundamente contigo, la única manera es permitirte que vayas igual de profundo conmigo. Es un toma y daca, es compartir.
Entonces te puedes involucrar demasiado, y será difícil escapar y el dolor puede ser enorme.

Así pues la gente aprende a jugar a lo seguro: encontrándose sólo en la superficie — historias de amor en toccata y fuga. Antes de que te atrapen, corres.

Esto es lo que está ocurriendo en el mundo moderno. La gente se ha vuelto tan infantil, tan aniñada; ha perdido toda su madurez.

Y la madurez aparece sólo cuando estás listo para enfrentarte al dolor de tu ser; la madurez viene sólo cuando estás dispuesto a afrontar el reto. Y no hay mayor reto que el amor.

Vivir en armonía con otra persona es el mayor reto del mundo. Es muy fácil vivir en paz cuando estás solo, es muy difícil vivir en paz con alguien más, porque es el encuentro y también el enfrentamiento de dos mundos… totalmente diferentes.

¿Por qué se atraen el uno al otro? Porque son totalmente diferentes, casi opuestos, polos opuestos.

Es muy difícil sentirse en paz en una relación, pero ese es el reto. Si escapas de él, escapas de la madurez. Si te sumerges en él con todo el dolor, y continúas sumergiéndote, entonces poco a poco el dolor se convierte en una bendición, la maldición se convierte en una bendición.

Poco a poco, a través del conflicto, de la fricción, llega la cristalización. El conflicto te vuelve más alerta, más consciente.

El otro se convierte en un espejo para ti. Puedes ver tu fealdad en el otro. El otro provoca tu inconsciencia, la trae a la superficie.

Tendrás que conocer todas las partes escondidas en tu interior y la forma más fácil es viéndolas a través de un espejo, reflejadas, en una relación.

La forma más fácil, la llamo yo, pues de hecho no hay otra forma — pero es dura. Es dura, difícil, porque tendrás que transformarte con ella.*

Osho ♥

Escucha con tu corazón

Preceptos Cherokees: Escucha con tu corazón

Cuando despiertes por la mañana, agradécele al Creador, a las cuatro
direcciones, a la Madre Tierra, al Padre Cielo, y a todas nuestras
relaciones, por la vida dentro de ti y por toda la vida a  tu alrededor.

Recuerda que todas las cosas están conectadas. Todas las cosas tienen
propósito. Considera rendir un “obsequio” distribuyendo tus posesiones
a otros que están en necesidad.

Estás atado a tus palabras, las cuales no pueden romperse a no ser con el permiso de aquellos a los que se les prometió. Busca armonía y equilibrio en todas las cosas. Siempre es importante recordar dónde estás en relación a todo lo demás y contribuir al Círculo de cualquier manera que puedas, siendo un “ayudante” y protector de la vida.

Compartir es la mejor parte de recibir.

Ejerce silencio y paciencia en todas las cosas, como un reflejo de
auto-control, resistencia, dignidad, reverencia, y calma interna.
Ejerce modestia en todas las cosas, evitando fanfarroneo y
comportamiento llamativo que atraiga atención hacia ti mismo.

Conoce las cosas que contribuyen a tu bienestar, y aquellas cosas que
conducen a tu destrucción. Siempre pide permiso, y da algo por todo lo
que es recibido, incluyendo agradecer, y honrar todas las cosas
vivientes.

Sé consciente de lo que está a tu alrededor, de lo que está dentro de
ti, y siempre muestra respeto. Trata con respeto a cada persona, desde
el niño más pequeño hasta el anciano más viejo. No mires fijamente a
otros; baja tu mirada como una señal de respeto, especialmente en
presencia de Ancianos, maestros, u otras personas honradas.

Siempre da una señal de bienvenida cuando pase un amigo o un extraño.

Nunca critiques o hables sobre alguien de una forma negativa perjudicial.

Nunca toques sin permiso algo que le pertenezca a alguien más.

Respeta la privacidad de cada persona, asegurándote de nunca inmiscuirte en los momentos tranquilos o en el espacio personal de alguien.

Nunca interfieras en los asuntos de otro haciendo preguntas u ofreciendo
consejos. Nunca interrumpas a otros. En el hogar de otras personas,
sigue sus costumbres más que las tuyas. Trata con respeto a todas las
cosas sagradas de otros, ya sea si las entiendas o no.

Trata a la Tierra como tu madre; entrégale, protégela, hónrala;
muestra profundo respeto por aquellos del mundo animal, mundo de las
plantas, y mundo mineral.

Escucha la orientación ofrecida por todo tu entorno; espera que esta orientación venga en forma de oración, sueños, soledad silenciosa, y en palabras y hechos de Ancianos sabios, y amigos. Escucha con tu corazón.

Aprende de tus experiencias, y siempre sé abierto a las nuevas.
Siempre recuerda que una sonrisa es algo sagrado, para ser compartido.
Vive cada día cuando llegue.

Namasté