El guerrero y la mariposa

30980_323267714447884_1229964721_n

EL GUERRERO Y LA MARIPOSA

 Este guerrero se encontró a lo largo de las vidas, con personas que le tergiversaron un poco lo que recordaba de su participación en el designio de los dioses y creyó que podría integrar la magia que anhelaba, obligando a otros a entregársela.

 Tenía en su interior a un niño caprichoso que quería comer hadas y muchas vidas de soldado que le habían enseñado, que la violencia era la única forma de obtener lo que su alma le dictaba.

 En alguna de tantas vueltas de la vida, cuando la guerrera se convirtió en mariposa y volaba sola por el sur del planeta y, cuando el guerrero eligió por decisión propia ser soldado una vez más creyendo necesario defender su tierra por la fuerza, volvieron a encontrarse y la atracción instantánea los dejó sin palabras.

Sabían cómo comportarse y se sentían cercanamente naturales, pero al mismo tiempo con muchas diferencias importantes.

 La mariposa, esta vez experta en el tema, revisó si había deudas karmáticas que transmutar, si había lazos al pasado que debían ser reparados y nada de esto salió a relucir como necesario.

 El soldado, sensible más que nunca hacia sus sentimientos encontrados y comprometido con su honor e ideas, mantenía una constante lucha interna entre sus deseos y el respeto a sus valores de otros años.

 Algo salió a relucir… aunque no tenían errores del pasado que transmutar, podían ayudarse mutuamente a madurar en esta vida, a sanar heridas recientes y a integrar un poco de flexibilidad al carácter guerrero de ambos.

Jugaron un poco al histerismo, tuvieron que suavizar su orgullo y pedir algunas disculpas, disfrutaron de su conexión sin demandas de misión y retomaron cada uno su camino con la tranquilidad de haber avanzado un poquito en la retirada de las máscaras y las corazas de batalla.

 El niño caprichoso del soldado comprendió un poco mejor la magia, aunque no es parte de su historia el manejarla, pero al menos dejó de comerse a las hadas. La mariposa descargó un poco más sus alas, recuperó la autoimagen que deseaba y le perdió el miedo a la fuerza que alguna vez se clavara en su cabeza. 

El destino es así de extraño a veces, no nos deja espacio para vagar a la deriva y cada cosa tiene su razón de suceder, pero nos afloja la correa con amor, para que podamos experimentar diferentes opciones de vida, dejando que nuestras decisiones caigan como piezas de dominó que forman una imagen completa, sólo posible ver desde la distancia y con paciencia.

 El soldado aún le debe una bufanda a la mariposa, pero eso es para otra historia…

Namasté !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s