Amor y Madurez

310851_646232982069879_1511056301_n

 

‎”Amor y Madurez”

El problema básico del amor radica en ser maduro primero, luego encontrarás a una pareja madura; entonces la gente inmadura no te atraerá en absoluto. Es así. Si tienes veinticinco años de edad, no te enamorás de un bebé de dos años… exactamente de esa manera. Cuando psicológica y espiritualmente eres una persona madura, no te enamorás de un bebé. No sucede. No puede suceder. Puedes ver que no tendrá ningún sentido.
De hecho, una persona madura se eleva con el amor. Solo las personas inmaduras trastabillan y caen con el amor (del inglés: fall in love). De algún modo antes lograban mantenerse de pie. Pero ya no lo consiguen y no son capaces de erguirse… encuentran a una mujer y se pierden, encuentran a un hombre y se pierden. Siempre han estado dispuestas a caer postradas y a arrastrarse. No tienen la firmeza ni la determinación; carecen de la integridad de erguirse solas.
Una persona madura posee la integridad de estar sola

Y cuando una persona madura ofrece amor, da sin ningún hilo oculto: simplemente entrega.
Cuando una persona madura da amor, se siente agradecida de que hayas aceptado su amor, no al revés.

No espera que estés agradecido, en absoluto, ni siquiera necesita tus gracias.

Ella te da las gracias por aceptar su amor. Y cuando dos personas maduras están enamoradas, sucede una de las grandes paradojas de la vida, uno de los fenómenos más hermosos: están juntas y al mismo tiempo tremendamente solas; están tan juntas que casi son una sola persona.

Pero su unicidad no destruye su individualidad; de hecho, la potencia.

Dos personas maduras enamoradas se ayudan mutuamente a ser más libres. No hay política involucrada, ni diplomacia, ni esfuerzo por dominar. ¿Cómo puedes dominar a la persona que amas?
La dominación es una especie de odio, de ira, de enemistad.

Te encantaría ver a esa persona totalmente libre, independiente; le darías más individualidad. Es la mayor paradoja: están tan juntas que casi son una, pero, no obstante, en esa unicidad son individuos.

Sus individualidades no quedan destruidas… se han visto potenciadas. El otro ha enriquecido su libertad.
La gente inmadura que se enamora destruye la libertad del otro, crea servidumbre, levanta una prisión. Las personas maduras enamoradas se ayudan a ser libres; se ayudan entre sí a destruir todo tipo de servidumbre.

Y cuando el amor fluye con libertad hay belleza. Cuando el amor fluye con dependencia hay fealdad.
La gente inmadura que se enamora destruye la libertad del otro, crea servidumbre, levanta una prisión. Las personas maduras enamoradas se ayudan a ser libres; se ayudan entre sí a destruir todo tipo de servidumbre.

Cuando el amor fluye con dependencia hay fealdad. Y cuando el amor fluye con libertad hay belleza.

Osho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s