Dolor y Emociones

Dolor y Emociones Final

¿Alguna vez te has puesto a pensar la relación que existe entre tu emociones y el dolor físico?

Nuestro cuerpo es una expresión gráfica de nuestro estado físico, emocional y mental. Revela las experiencias pasadas, presentes así como sentimientos no expresados​​.

Existe una relación muy importante entre músculo – emoción. Imagina las emociones, todas las que sientes (rabia, dolor, alegría, ansiedad, calma…) como un carro, y como todo carro tienen un motor. Al sentir una emoción ya sea positiva o negativa enciendes ese motor. Incluso cuando tratas de reprimir u ocultar esas emociones, no hay nada que hacer el motor se puso a andar y habrá una activación muscular-micro momentánea.

¿Nunca han sentido como se tensa su cuerpo involuntariamente cuando están muy molestas o por el contrario se relaja cuando estás feliz? Pasa porque en nuestro cerebro la corteza cingulada anterior (la parte que se encarga de procesar las emociones) se encuentra justo al lado del área premotora (la parte responsable del control y ejecución de las funciones motoras voluntarias). Estas dos partes de nuestro cerebro se conectan y ocurre  un proceso de expresión emocional en el cuerpo.

Todas las emociones tienen un  motor. Incluso si tratamos de ocultar nuestros sentimientos, habrá activación muscular-micro momentánea. La corteza cingulada anterior se encuentra justo al lado del área premotora, que se inicia el proceso de formación de una expresión emocional en el cuerpo. El área premotora se conecta a la corteza motora por encima de ella, y luego de vuelta a los músculos específicos de expresión.

Aquí quiero hacer un inciso, porque siempre se está hablando de “mente sobre materia” y yo me opongo a ese concepto separatista. Ya lo he dicho y lo repito, somos mente y somos cuerpo, no somos uno sobre el otro. Si bien debemos trascender de la experiencia física lo cierto es que decidimos materializarnos en un cuerpo. La relación entre las emociones y el dolor físico es un ejemplo más de como el cuerpo es una extensión de nuestra alma.

¿Entonces que pasa cuándo se se expresan o liberan correctamente las emociones?

No sé si han dando cuenta, pero LIBERAR es una palabra clave en la experiencia humana. El cuerpo está diseñado para liberar, a través del sudor, orina, lágrimas, mucosas… Nuestro cuerpo constantemente está expresándose y liberando lo que no necesita. En la medicina alternativa la causa de todas las enfermedades responde a la acumulación de toxinas en el cuerpo (porque saturamos nuestra capacidad de limpiarnos).

Sin embargo, no es tarea del cuerpo liberar nuestras emociones y cuando no lo hacemos estas pueden ser tan tóxicas como una coca-cola. El dilema moderno está en que no nos enseñaron cómo lidiar con nuestras emociones, por el contrario, nos enseñaron a reprimirlas.

Cuando la emoción no se expresa correctamente, esta migra a áreas específicas del cuerpo. Esa energía emocional bloqueada se manifiesta en forma de dolor.

Si estamos experimentando dolor específico y vamos al médico nos darán la explicación científica de ese dolor. Es cierto que muchos de esos dolores son el resultado de algo que hicimos físicamente o de algo que comimos etc. Pero muchas veces responde a nuestro estado de ánimo y nuestras emociones.

Somos energía y esto va más allá de un concepto de espiritualidad y new age. En nuestro cuerpo hay un flujo eléctrico que viaja a través de nuestros puntos meridianos, para estar sanos física y emocionalmente ese flujo energético debe recorrer libremente todo nuestro cuerpo.

Las emociones atrapadas o atascadas son, literalmente, bolas de energía, que vibran a diferentes frecuencias dependiendo la emoción, por ejemplo, la ira es una vibración diferente a la tristeza o  inseguridad. Esos atascamientos impiden que nuestra energía fluya. Si no podemos liberar esa energía/emoción creamos desbalance ahí es cuando se producen los dolores

Heidi Dupree dice que “la aparición repentina de dolor y presión no son indicativos de una lesión, sino de la presencia de emociones reprimidas”. La próxima vez que estés experimentando un dolor y no hayas sufrido algún golpe, piensa que sentimientos has estado reprimiendo.

Las emociones activan diferentes zonas del cuerpo, por ejemplo, un estudio reveló que las personas en relaciones inestables son más propensas a sufrir de problemas cardiovasculares que aquellas personas en relaciones estables. El mismo estudio también señaló que las  personas que han sido heridas sentimentalmente con frecuencia, tienden a estar encorvados, lo cual es una postura muscular para proteger el corazón.

El dolor y las enfermedades son siempre señales que nos da nuestro cuerpo, muchas una gripe es la manera que tiene nuestro cuerpo para decirnos: ¡hey bájales dos! Esos dolorcitos que estás sintiendo son también señales que te da cuerpo para decirte: ¡hey aún no has sanado esa herida emocional!”. Lee la infografía y ve qué áreas del cuerpo se asocian a cuales emociones, recuerda también que quizás ese dolor repentino en el cuello puede no tener un causa emocional oculta, quizás simplemente necesitas cambiar de almohada.

Lo importante aquí es que siempre escuches a tu cuerpo. Toma un momento para estar presente, así entenderás que te está queriendo decir y podrás comprender la relación entre las emociones y el dolor físico.

 

Extraído de la web : http://tantrasurbanos.com

Anuncios

Como Recuperar tu Poder Interior


 

¿Quién más que uno mismo tiene poder sobre si?
¿Quién tiene el poder de pensar en nuestra propia mente?
¿Acaso alguien puede impedirnos elegir tener pensamientos de prosperidad, puede alguien impedirnos actuar desde el amor, puede alguien frenarnos en aumentar nuestra propia felicidad?
Nadie puede obligarnos a tener ideas negativas, tristes, catastróficas, dañinas… Pues nadie se puede meter en nuestra cabeza, ni tampoco sentir por nuestro propio corazón.

 

Durante siglos hemos buscado el poder fuera; en los padres, en los dioses, en los superiores, en los reyes, en los sabios, en magos, en la medicina, en la religión… Ahora entendemos que el poder solo lo encontraremos dentro de nosotros mismos, en nuestro interior.

 

Dentro de todos y cada uno de nosotros brilla un poder interior que se expande en función de nuestras vivencias y comportamientos. Él nos guía natural y amorosamente hacia la salud perfecta, la pareja perfecta, la profesión perfecta y nos ofrece la prosperidad en todo aquello que deseamos.

 

Nuestro poder interior es el motor de nuestra felicidad

 

Amarnos a nosotros mismos es reconocer esa guía, es crecer con esa luz y hacer que se expanda libremente desde nuestro interior hacia su fuente, el mismo universo.
El peligro reside en el Olvido de quienes somos y qué hemos venido a hacer en este rincón de universo; que tipo de sentimientos hemos venido a experimentar, como seres humanos, a compartir y expandir en este mundo. El peligro reside en olvidarse de que todo este viaje ha sido programado y deseado por nuestra esencia divina.

 

Abandonarnos es darle la espalda a esta realidad. Olvidarnos de ser felices es convertirnos en seres prisioneros de la incapacidad (no soy capaz de esto, no voy a lograr lo otro, no me merezco esto, esto no es para mí…), en victimas de los demás (si mis padres se hubiesen comportado de otra forma, si mis hermanos me hubiesen entendido…), nos convertimos en ciegos ante nuestra propia responsabilidad. En inválidos a la hora de aumentar nuestro propio poder interior.

 

Nos convertimos en el renegado ante nuestro único guía interior. Negar nuestras capacidades nos convierte en victimas. Entonces surgen: el desamor, la rabia, el resentimiento, la tristeza, el dolor, la enfermedad y todo sentimiento de incapacidad, de autocrítica…, como llamadas de atención para decirnos, ¡ojo, que no es por ahí! ¡Qué eso no te hace feliz!

 

¿Y cómo puedo amarme a mismo?
La única forma de amarnos es aceptarnos tal y como somos, con nuestras rarezas, defectos, fallos, conscientes de que nuestra evolución está encaminada… Somos hijos del universo; y este no nos juzga ni nos critica. Solo quiere lo mejor para nosotros.

 

¿Y tú, acaso quieres lo mejor para ti?
Si el universo no nos juzga ni nos critica, ¿Por qué lo hacemos nosotros?
¿Quiénes somos nosotros para juzgarnos, castigarnos, privarnos si el Universo mismo no lo hace?

 

Algunos pasos para recuperar tu poder interior

  • Asumir nuestra responsabilidad: somos los únicos responsable de nuestra felicidad. De nada sirve mendigar a otros que nos hagan felices, ni tampoco culpar a otros y responsabilizarlos de nuestra propia infelicidad. 

    Por mucho daño que nos hayan podido hacer solo nosotros tenemos la llave de nuestros pensamientos y sentimientos. Solo nosotros somos responsables de perdonar. Esto es un acto propio del único corazón del que disponemos. Aquí se encuentra la verdadera liberación del agredido y el verdadero poder interior.

     

  • Atreverse a expresar nuestros sentimientos: durante siglos hemos sido enseñados a que expresar emociones era cosa de débiles o de maleducados. La expresión de la rabia ha sido crudamente censurada, especialmente en la mujer. 

    La tristeza y el llanto resultan insoportables para la mayoría: cuantas veces habremos visto a adultos animando a un niño que se ha hecho daño, a callarse y cortar su llanto, cuantas veces les podemos escuchar diciendo: no es nada.

     

    Pero al niño le duele. Reconocer el dolor lleva a tranquilizarse o tranquilizar al otro. Negar el dolor es automáticamente aumentarlo. Negar es un modo de enseñar, y así se nos ha enseñado, que las emociones, los dolores, no importan, no son nada. Y así aprendemos a tragar en vez de sacar y limpiar.

     

¿Cuántas emociones habremos tragado con los años…?
¿Cuántas emociones reprimidas llevamos con nosotros cada día?
¿Cuanto daño nos hacemos expandiendo así el malestar por no enfrentarlo y sacarlo?

 

  • Reprogramar nuestra mente: para recuperar nuestro poder interior con nuevos pensamientos de valía y merecimiento alegra a nuestra más potente herramienta que es el corazón..
  • Devolverle su guía la hace renacer:
Me merezco lo mejor y ahora lo acepto.
Soy una y la misma cosa con el Poder que me ha creado.
Me amo y me acepto exactamente tal y como soy.
La felicidad corre por mi vida como la sangre por mis venas…
Realizar afirmaciones cada día es una eficaz forma de reorientar nuestras convicciones sobre nosotros mismos, la Vida… 

Ahora elijo detectar e identificar los obstáculos que me señalan mi equivocación, que me sugieren el nuevo camino que puedo tomar.
Me autorizo a salir de las situaciones que puedan frenar mi vivencia de la felicidad. Estoy a salvo viendo crecer, día a día, mi poder interior.

 

 

FUENTE: http://www.enbuenasmanos.com/

CONTROLA TU MENTE

https://i2.wp.com/www.mindpowermp3.com/images/pineal_gland_activation.jpg
 ¡DI NO A LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS!

Decía Ghandi, el poder está en la mente, según lo que pienses, así serán tus emociones, tu actitud se verá totalmente influenciada y así será tu conducta y comportamientos y por lo tanto  tu destino.

La mente y nuestros pensamientos tienen un poder enorme. Los pensamientos negativos son aquellos que no nos aportan nada y que nos hacen sufrir,  a veces incluso lo que podemos considerar como un pensamiento negativo puede ser positivo depende de qué situación, por ejemplo tener una alta competencia, la rabia o furia en momentos determinados pueden acarrearte algo positivo como superación, te generan un cambio, una motivación, pero cuando los pensamientos o sentimientos negativos son limitantes no generan cambio, los tienes pero no haces nada por cambiarlos, te sientes bloqueado.

¿De dónde vienen nuestros pensamientos negativos?; nuestros pensamientos vienen de nuestras ideas, de las valoraciones reales que tenemos en nuestra vida, del deseo que tenemos por alcanzar algo, de las creencias y expectativas que tenemos sobre algo, de nuestros aprendizajes, y de cómo nos valoramos como persona, todo esto crea nuestro mapa mental, y en función de esto creamos nuestros pensamientos sobre nuestro entorno, las personas o lo que nos sucede. Para gestionar los pensamientos y sentimientos tenemos que aprender que no todo se sucede como a nosotros no gustaría o según nuestro mapa mental, para gestionar pensamientos y que nos se conviertan en negativos tenemos que ser flexibles, tolerantes, no dar mucha vuelta a las cosas, porque sino estaremos generando en nosotros emociones muy negativas, frustración, nerviosismo, tristeza, decepción, enfado…

¿Es lo mismo el pensamiento que la emoción? no exactamente, el pensamiento es algo que tenemos en relación a unas acciones a unas ideas, por ejemplo: yo pienso según mi mapa mental, mis creencias, mi forma de ver el mundo que mi jefe es un tirano y un déspota, si en vez de darle un valor adecuado y que ese pensamiento no me haga sufrir, sigo dándole vueltas y vueltas, con ese run run y mi diálogo interno a todas horas de “que malo es, me tiene manía, no me va dejar proyectarme….” esos pensamientos generarán en mi emociones del tipo: rechazo, crispación hacía esa persona, de enfado, de tensión, y tener estas emociones luego acabarán derivando en tener determinadas reacciones hasta fisiológicas, de ansiedad, nerviosismo, estrés…es todo una cadena, por eso hay que parar desde el principio, identificar esos pensamientos negativos y parar decir hasta aquí.

Además nos podemos convertir en transmisores de sentimientos y  emociones porque se contagian, por ejemplo podemos transmitir lo negativo o por el contrario aquellos que tienen un mayor control de sus pensamientos y emociones transmitir tranquilidad, sosiego, alegría, paz….

Y para eliminar o al menos controlar esos pensamientos negativos, como la envidia, la frustración, la decepción, existen pautas o elementos claves a tener en cuenta dado que nuestros pensamientos vienen de las valoraciones que tenemos de lo que ocurre, de los demás, de nuestros deseos, si nosotros modificamos la interpretación que hacemos también lo harán nuestros pensamientos y  nuestros sentimientos variarán, modificar pensamientos no están fácil  pero se pueden cambiar, si en vez de pensar de manera despectiva enjuiciando, o valorando una situación bajo un prisma que nos lleva al sufrimiento, decimos,

¿que puedo hacer yo para cambiar esto?, ¿que voy hacer para que esto no me afecte? tenemos que cambiar nuestro foco de atención en vez de fijarnos en eso que nos hace daño o no nos gusta en qué puedo hacer yo para conseguir eso que quiero, esto no es algo que cambia de un día para otro, es un ejercicio diario de reeducar nuestra mente, y sobre todo es una cuestión de valorarnos más a nosotros mismos y valorar lo que nosotros tenemos, tanto a nivel material y personal canalizando la valoración de nuestra frustración. Cuando focalizamos nuestra atención en eso que no nos gusta o nos hace sufrir lo estamos haciendo más protagonista, y nosotros tenemos el poder de dar la importancia justa a las cosas.

http://www.nnpcoaching.com

El amor ,surge del silencio

576446_423469391041250_698544467_n
EL AMOR QUE SURGE DEL SILENCIO

Hay una gran diferencia entre enamorarse y elevarse en el amor.

Solo nos enamoramos por cuestiones biológicos.

El impulso sexual nos hace caer y, casi siempre, entran en juego los celos.

Los celos son una señal de que no existe amor auténtico y están relacionados con el amor puramente biológico…

Es una indicación de que no hay confianza. La confianza no se puede imponer: existe o no existe.

Elevarse en el amor es algo totalmente diferente.

Se precisa algo de esfuerzo al inicio para elevarse, pero eso es todo.

Este tipo de amor surge desde el silencio, la meditación.

Es suave y no tiene cadenas.

Las personas elevadas en el amor se dan mutuamente más y más libertad y aceptan a la otra persona tal como es, sin querer cambiarla.

Saben que la otra persona tiene su territorio, que no deben invadir.

Existe plena confianza y no hay lugar para celos.

La profundidad de una persona se encuentra con la profundidad de la otra persona…

El llamado encuentro del ser.

Este tipo de amor es una vía para llegar a ti mismo a través de la otra persona…

Es una forma de alcanzar lo divino. Los amantes se ayudan mutuamente en alcanzarlo.

Para encontrar este tipo de amor hay que ir descubriendo el amor en nuestro interior.

Y si amamos, tarde o temprano aparecerá la otra persona, porque un corazón amante encuentra tarde o temprano otro corazón amante.

Siempre ocurre así.

~ Osho

 

El ADN transmite la memoria de nuestros antepasados

niñoADN

¿Somos lo que somos o lo que fuimos?
¿Somos lo que fuimos o seremos lo que somos?

Itziar Azkona

Un nuevo estudio científico descubre que nuestro ADN transmite información de experiencias de miedo y de estrés de generación en generación. Estamos más cerca de demostrar que la “memoria” de nuestros antepasados sobrevive a través de nosotros. Veamos cómo lo han hecho:

Investigadores de la la Universidad de Medicina Emory en Atlanta entrenaron a ratones a tener miedo al olor de un cerezo en flor usando shocks eléctricos impidiendo que en ese período de entrenamiento pudieran criar. Una vez que criaron, su descendencia mostró las mismas respuestas de miedo al cerezo en flor, reacciones muy diferentes a otro tipo de olores y todo ello sin haberlos experimentado anteriormente. Siguientes generaciones mostraron el mismo comportamiento. Este comportamiento se mantuvo incluso en los casos de descendencia a través de la inseminación artificial.

Los investigadores descubrieron cambios estructurales en las áreas que detectan el olor tanto en los cerebros de los ratones entrenados como en los cerebros de sus descendientes. El ADN de los animales también presentaban cambios químicos conocidos como epigenetic methylation”, en el gen responsable de detectar el olor. Esto sugiere que la experiencia, de alguna manera se traslada del cerebro al genoma, permitiendo así, que ésta pase a generaciones posteriores.

Los investigadores esperan ahora llevar a cabo más estudios para entender cómo la información llega a ser almacenada en el ADN en un primer momento y también más estudios para saber si lo que ocurre entre ratones se puede trasladar a los seres humanos. Si esto es así, podriamos estar hablando de explicar muchas de las respuestas “irracionales” del ser humano como las fobias.

Según el Telegraph, el Doctor Brian Dias, del departamenteo de Psiquiatría de la Universidad de Emory dijo: ”Desde una perspectiva traslacional, nuestros resultados nos permiten apreciar cómo la experiencia de un padre o madre, incluso antes de concebir, influyen marcadamente ambas la estructura y la función en el sistema nervioso de generaciones siguientes”.

El estudio muestra importantes consecuencias en el entendimiento y en el tratamiento de los miedos, las fobias, etc, ya que su origen puede ubicarse más allá, incluso de la fase de embarazo y aunque muchos terapeutas ya estamos trabajando con sobre esta realidad, el hecho de que existan estudios científicos son un marco que lo baja de lo “paranormal” a lo “normalizado” y eso, siempre, es un importante respaldo.

Pero me gustaría ir más allá. Mientras leía el artículo sobre este nuevo descubrimiento se me ocurría pensar… ¿y si esta es la explicación a la reencarnación?. Llevamos años, siglos y milenios enzarzados en esta discusión eterna sobre si reencarnamos o no. Y, para mí, está más que claro que todos tenemos razón pero que no nos ponemos de acuerdo porque los que dicen que no, hablan de una cuestión y los que decimos que sí hablamos de otra. Como ocurre en la mayoría de las discusiones.

Cuando discutimos parece que hablamos de varias posturas diferentes sobre un mismo tema, cuando en realidad hablamos de la misma postura desde varios planos diferentes. Pero me explico un poco más concretamente dejando claro que hablo de hipótesis y que simplemente estoy elucubrando en alto y compartiendo, sin más prueba científica que lo que me digo a mi misma.

Si este estudio sigue avanzando en la misma línea, es decir, que llega a comprobar que esto también ocurre en humanos, podría llegar a indicar que la reencarnación física de cuerpo a cuerpo, vida tras vida, tal y como ahora mismo todos nos la podemos imaginar, desde nuestra mente limitada, no existe. Sin embargo, podría demostrar otro tipo de reencarnación.

A mi el estudio me sugiere que si “cierta información” sobre la vivencia y experiencia de mis ancestros, cada uno con su vida, se ha transmitido, a través del ADN, desde ellos hasta mi y desde mi hasta las siguientes generaciones, me está indicando que la reencarnación existe pero entendida de manera muy diferente, más bien metafórica.

Habría “una memoria” en mi árbol genealógico que ha sobrevivido desde siempre hasta hoy y que marca mi experiencia hoy. Evidentemente, algo que yo puedo cambiar y transformar a partir de mi propia experiencia pero, desde luego, influida desde antes, incluso, desde antes de mi nacimiento. Si quien reencarna es la información o una memoria, vida tras vida de los descendientes de una saga familiar, ¿no creen entonces que todos tenemos razón?.¿Podría ser el alma “una memoria” o “cierta información”?

Cuando mi cuerpo muere yo muero y no renazco. Pero una parte de mi sigue viva en la genética de mis descendientes, y no sólo el gen que marca la enfermedad o el rasgo físico, sino aquel que vivió tal experiencia, buena o mala, traumática o feliz, del tipo que sea.

Así que al final, quizás, resolvamos la cuestión de la reencarnación encontrando un lugar común en la manera de enfocarla, tanto de los que dicen que no, como de los que dicen que sí y dicho esto, dejaríamos de discutir.

Y al dejar esto marchar podríamos entonces centrarnos en lo que, para mi es un debate mucho más interesante. Si heredamos la memoria de las experiencias de nuestros antepasados ¿para qué la heredamos? Al negar la reencarnación desde lo físico y material negamos la posibilidad de esta pregunta. ¿No podría ser que si heredamos experiencias de nuestros antepasados es para seguir con el aprendizaje que ellos iniciaron? Si es una experiencia feliz, para contar con el recurso que nos diera su experiencia positiva. Y si fue una experiencia no feliz, para trascenderla hasta que lo sea.

Estaríamos hablando de crecimiento y de evolución. Da igual si el cuerpo vuelve o no, si hay un alma que entra en otro cuerpo o no, si yo misma una y otra vez, o si es mi bisabuelo o biznieto cada uno en su vez. Lo que sí parece estar más claro científicamente como posible es que “cierta información de la vida anterior” sobrevive generación tras generación” y esto ya puede implicar cierta diferencia en la forma de enfrentarnos a nuestra propia vida a partir de hoy.

Eso sí con su consecuente dualidad. Heredo y por eso soy así y me planto desde el determinismo. O más bien heredo, aprendo, trasciendo y evoluciono desde el libre albedrío. Yo elijo que siga siendo una cuestión de saber más quien soy y más de donde vengo para decidir MEJOR a donde quiero llegar.

Por último no voy a terminar sin mencionar que nunca un estudio científico me había abierto a tanto lugar común para distintas creencias. Ya que se abren muchas más ventanas. A mi, saber esto, me hace mucho más responsable sobre lo que voy a dejar de herencia ahora que sé que además de lo material dejaré miedo o amor. También me lleva a conectar con la idea de que si Adan y Eva verdaderamente existieron, como su memoria vive en nosotros pues todos seríamos iguales de algún modo. Y si Adan y Eva nunca existieron pues el estudio indicaría que cada familia hemos traído una herencia particular y un trabajito personal ¿y no es esto a lo que llamamoskarma? Y por último, si la memoria se hereda, eso querría decir que mi ADN alberga una memoria infinita, es decir, todo aquel conocimiento almacenado a lo largo de todas las vidas de mis antepasados, luego sería cierta la máxima de que “todo está dentro de ti”.

Interesante estudio. Muy Interesante.

Y mientras sacáis vuestras propias conclusiones y os formuláis vuestras propias preguntas os dejo con el estudio que ha sido publicado en la Revista Nature Neuroscience.

AUTORA: Itziar Azkona
Terapeuta, Coach Transpersonal y Emprendedora.

También soy maestra de mi pasado, artesana de mi presente y aprendiz de mi futuro, algo mago merlín, maestra de Reiki, escritora, socióloga, astróloga y  educadora para la Felicidad…

Web: http://www.coachingemodus.com/

 

Volver a la naturaleza

 

 

la graciosa

 

Regresar al inconsciente jungiano para volver a la naturaleza

“En cuanto tocamos la naturaleza nos limpiamos”. 

En el mejor de los momentos posibles, la psicóloga y fundadora del Dream Institute de California, Meredith Sabini, editó el contundente libro The Earth Has a Soul, que se basa en el pensamiento de Carl Jung sobre la importancia de regresar a la naturaleza. Aunque el retorno del hombre a la naturaleza no es lo primero que asociaríamos con Carl Jung, el psiquiatra suizo en realidad estaba profundamente preocupado con la desconexión a la que hemos llegado con respecto a esta. Subrayaba que esta disociación se debe en gran medida a la premisa religiosa de que esto —la vida— es un ensayo, y lo real viene después.

“Que la tierra es despreciada y malentendida es una verdad general”, apunta el psicólogo, “por suficiente tiempo hemos sido enseñados que esta vida no es lo que importa […] y que solo vivimos para ir al cielo”.

Lo anterior se relaciona con la importancia que le hemos dado a la conciencia por sobre la inconsciencia —aunque recordemos que en Jung el concepto de “conciencia”, distinto a la idea usual proveniente de Oriente (awareness), se refiere más bien a la negación del inconsciente, que es lo primitivo, lo espiritual, lo artístico.

La conciencia es una adquisición muy reciente, aun muy frágil y fácilmente perturbable. En Occidente la conciencia se ha desarrollado sobre todo a través de la ciencia y la tecnología, y no a través del arte, la interacción social, el desarrollo cultural o la espiritualidad.

El inconsciente ha sido dejado atrás y por lo tanto está en una posición a la defensiva (Cartas II). El título del libro, The Earth Has a Soul, proviene de una carta de 1958 en la cual Jung se refiere a la antigua creencia de que cada país o persona tiene su propio ángel —así como la Tierra tiene un alma. Nos recuerda que la palabra “materia” ha quedado como un concepto seco, inhumano y puramente intelectual. “Cuán distinta era la imagen anterior de la materia —la Gran Madre— que podía abarcar y expresar el significado íntimo y emocional de Gran Madre”.

A menudo se dice que vivimos en una era materialista, pero este no es el caso si, como advierte Jung, vivimos en una era en que la materia ha sido vaciada de su espíritu. Meredith Sabini promueve la idea de regresar al inconsciente (junguiano) y volverlo consciente: regresar al fuego, a la materia llena de ánima, al alma del mundo que es de lo que realmente somos parte.

Al estar concentrados únicamente en desarrollos en el mundo físico exterior, lo que hemos descuidado es a nosotros mismos, a nuestra propia naturaleza interna. El hombre moderno no entiende que tanto “racionalismo” […] lo ha puesto a merced del submundo psíquico. Se ha liberado de la “superstición” (o eso cree), pero en el proceso ha perdido sus valores espirituales a un nivel realmente peligroso.

Su moral, su tradición espiritual han sido desintegradas, y ahora está pagando el precio de su ruptura a manera de desorientación y disociación global El pensamiento de ir en contra de la naturaleza es meta-perjudicial cuando (re)entendemos que somos parte de la naturaleza.

Con este libro, el siempre vigente pensamiento de Jung toma dirección hacia la natura. Nos aconseja apuntar la brújula global hacia la reconexión con naturaleza intima y material, para así desactivar el proceso deteriorante de la sobre-civilización.

Fuente: http://faenaaleph.com/es/articles/regresar-al-inconsciente-junguian…;


Amor , ya somos !

10978673_823534111053398_6624208491640722066_n

 

Estar satisfechos con lo que tenemos
es la mágica llave de oro
para estar vivos de modo pleno, libre y lleno de inspiración.

Uno de los principales obstáculos
frente a lo que denominamos Iluminación
es el resentimiento, sentirse engañado,
descontento por quien eres,
por dónde estás o por lo que eres.

La meditación es un proceso de aligerar nuestra mente,
de confiar en la esencial bondad de cuanto tenemos
y de lo que somos
y de comprender que cualquier sabiduría existente
está presente en lo que tenemos nosotros mismos…

En lugar de intentar mejorar, cambiar o liberarnos
de lo que somos o de lo que estamos haciendo,
es mejor encauzar nuestra vida
a hacernos más conscientes de lo que somos y hacemos.

La clave es despertar,
volvernos más alertas,
inquisitivos y curiosos hacia nosotros mismos.

La base del amor compasivo
es esa sensación de estar satisfechos
de ser quienes somos y de lo que poseemos.

El viaje interior de hacernos amigos de nosotros mismos
no es nada egoísta.
Solo intentamos conseguir lo mejor para nosotros.

Es un proceso para desarrollar nuestro amor compasivo
y al propio tiempo comprender
realmente a los demás…


…Pero el amor compasivo -maitri-
hacia nosotros mismos,
no significa eliminar nada.

Lo que cuenta
es no intentar cambiar
nuestro modo de ser.

La práctica de la meditación
no consiste en eliminar algo
de nosotros mismos
y volvernos mejores.

Es aceptar lo que ya somos.

La base de la práctica somos tú o yo,
o lo que seamos en ese preciso instante.

Poema Chödrön