CÓMO ELEGIR UN COMPAÑERO PARA UNA RELACIÓN DE TODA LA VIDA

POR CLARISSA PINKOLA 

ENVIADO POR ROBERTO

 

1-    Elige a alguien como si fueras ciego. Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

 

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender. Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

 

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez. Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

 

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre. Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez. Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

 

5- Elige a una persona que tenga una vida interior. Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

 

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida. Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

 

7- Elige a alguien que tenga valores similares En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si ha verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

 

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo. Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos sino por la fuerza que hay en el centro de una relación por la profunda guía del amor.

 

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo. Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender)

 

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características. En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales, Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

 

11- Ser amigos y no-solo amantes. Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

 

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Clarissa Pinkola Estés

Anuncios

Por qué Enfermamos ???


Cuando la impotencia, el rencor, la frustración y la falta de amor por uno mismo aparecen en la vida, es cuando aparecen las enfermedades.

 

Lo más importante es emprender un proceso de aceptación de uno mismo y de sus realIdades, enfermamos porque nos desconectamos de la fuente que da la energía.


Sin actuamos en contra de nuestros sentimientos, el cuerpo lo percibe como un ataque, cuando no atendemos a nuestras necesidades vitales también lo percibe como otro ataque. Y cuando nos llenamos de odio, resentimientos, dudas y miedos nos hacemos continuos ataques. Convirtiéndonos en enemigos de nosotros mismos.


Así una y otra vez a lo largo de la vida, en esos estados el cuerpo enferma. La enfermedad es un aviso que nos da el cuerpo de que lo estamos descuidando….


Todas o casi todas las enfermedades tienen su raíz en un problema emocional no resuelto en la persona.


La buena noticia es que podemos aprender a no enfermar y si ya estamos enfermos a curarnos, todos tenemos la capacidad de contribuir a nuestra propia curación.


Podemos hacerlo cambiando nuestros modelos de pensamientos, pues cambiando lo que pensamos cambiarán nuestros actos y como consecuencia cambiaran nuestros sentimientos hacia sentimientos más puros, de más amor lo que llevara a tener más energía y menos toxicidad en nuestro cuerpo. Ya que los pensamientos que nos perjudican son toxinas para el cuerpo. Si aprendemos a interpretar con exactitud nuestras emociones podremos tomar las decisiones adecuadas en cada momento.

 

Abandonando la esclavitud de la falta de control mental caminaremos hacia una vida de libertad, pues dejaremos de estar sujetos a las restricciones de los pensamientos.
Para curarnos hemos de equilibrar nuestro cuerpo, mente y espíritu, ya que aunque es en el cuerpo donde se manifiesta el problema, pero es en el espíritu donde está la semilla del problema, que se encarga la mente cuidadosamente de desarrollar a través de los pensamientos inadecuados.


Si tenemos una fuerte conexión con nuestro ser interior, unos pensamientos sanos y constructivos, además de cuidar de forma saludable nuestro cuerpo, estaremos sanos.


Cuando hay equilibrio entre las tres partes que nos forman, sentimos la alegría de vivir que es lo normal entre los seres vivos del Universo y nosotros no somos una excepción.


Si no cambias mentalmente frente a una actitud que te ha hecho enfermar, ni el mejor médico del mundo te podrá curar.


El Resentimiento es una de las emociones que más enfermedades produce junto con el miedo. Pero la densidad del resentimiento podemos cambiarla con el sentimiento del perdón, el perdón a nosotros mismos la mayor parte de la veces y luego a los demás.
El perdón beneficia al que lo da, no es para el que lo recibe ya que la carga emocional negativa la lleva el que no perdona.


El Miedo es un cierre a la entrada de energía a nuestro ser, es oponerte a vivir, es cerrarte a la experiencia que supone tener una vida con ilusiones aunque tengas que correr riesgos, no se puede tener miedo a vivir. Porque entonces te pierdes lo mejor de la vida que es crecer…si no experimentas, por miedo fracasar, nunca sabrás si hubieras tenido éxito y tu vida se convertirá en un cúmulo de frustraciones.


El miedo es sobre todo desconfianza, de ti mismo y de que el Universo no te de cosas buenas, siempre te da lo que necesitas en cada momento. Porque tú eres el que crea el Universo cada día. Es falta de fe en que tú te mereces lo mejor, tenemos miedo porque en el fondo esperamos lo peor.


Si perdonas y te liberas de los miedos, te podrás curar casi de cualquier cosa. Las palabras y los pensamientos que has tenido y pronunciado hasta el día de hoy son los que te han puesto en tu situación actual física y emocional.


Hagamos un esfuerzo que merece la pena, recuperemos toda la Alegría y el Amor que traíamos al nacer, entonces éramos importantes y nos sentíamos el centro del mundo.


Los bebés son osados, piden lo que necesitan y expresan lo que sienten. Haz tú lo mismo. Recuerda que una vez hace mucho lo hacías.

 

Rubén H. Bolmene

Los dientes y su significado

 

 

LOS DIENTES Y SU SIGNIFICADO

 (Suryavan Solar)

 

Según antiguas filosofías, los dientes sonUna herencia adquirida del Reino AnimalComo símbolo de defensa y supervivencia;

 

Y para aquellos que conocen la ciencia de leer lo invisible, los dientes representan nuestro mundo interno, en lo material, emocional o psicológico. La estructura de tus dientes ha de convertirse en una magnificaTécnica de autoconocimiento, 

 Porque ellos expresan y descifran el lugar que ocupamos en el mundo.

 

La manera en que nos expresamos y cómo asimilamos las emociones y experiencias de la vida.

 

Para un buen vidente, los problemas Pasados, presentes o futuros pueden verse en el aura, en el tarot

 

O en la líneas de la mano Pero si no somos videntes, podemos aprender De un buen Maestro a leer el rostro,El Oráculo del Sol, las planta de los pies, los labios, la lengua o los dientes…

 Por ejemplo en los labios,Hay 8 cosas importantes a descubrirSegún su forma y textura. Por ejemplo: se puede detectar el estado del intestino grueso o delgado, el duodeno, el estómago o esófago, el altruismo oegoísmo, la emocionalidad o la frialdad mental.

En el caso de la lenguaPara un chaman que sabe verla al levantarla que la punta toque el paladar ,si la línea central debajo de ella es muy oscura (azul o negra) la persona es más instintiva e iracunda.

 

De lo que imaginas o de que demuestra, si esta línea es suave, tiene buen carácter. Recomiendo mirar la lenguade tu novio o novia, antes de casarte, enceguecido por el “amor” y las hormonas evitarías muchos dolores de cabeza ..

 

Pero los dientes, hablan mas claro, porque son un pequeño mapa de nuestra estructura física, emocional y mental y están conectados con los meridianos energéticos del cuerpo y con los chacras, por esto influencian en nuestro estado de salud.

 

Los dientes de arriba representan, lo que piensas y quieres. Tus deseos profundos, motivaciones,  propósitos, Intenciones o actitudes; Los dientes de abajo representan tus decisiones, tu responsabilidad y lo que eres capaz de hacer. Es decir, tus competencias y tus resultados concretos.

 

LOS DIENTES DE TU LADO DERECHO

 

Representan tu lado material,

 

Tu prosperidad o pobreza, Los fracasos o los frutos de tu trabajo, tus fortalezas o tus debilidades, tu disciplina o indisciplina.  La relación con lo masculino o con tu linaje paterno.

 

LOS DIENTES DE TU LADO IZQUIERDO

Representan tu lado emocional.

Tu nivel de felicidad o infelicidad

Tus relaciones

Y la relación con lo femenino

Con tu linaje materno.

Es decir, un diente puede estar relacionado con la parte masculina o femenina

Con los padres

y con el funcionamiento de cada órgano.

Por esto, cuando se quita un diente, limitamos una parte de nuestra vidaY de nuestra capacidad de buen funcionamiento de ese órgano

 

Y por lo tanto, del cuerpo entero.

 

Los dientes están relacionados Con el poder de la Palabra,

 

Cuando nacen los primeros dientes El niño comienza a hablar

 

También los dientes señalan la forma en que asimilamos, “masticamos”

 Y enfrentamos las enseñanzas

Y las experiencias de la vida.

 

Cuando se mastica rápido,No somos capaces de estudiar y reflexionar o meditar en enseñanzas, sólo engullimos sin profundizar en nada;

 

Cuando se mastica más lento y conconsciencia

 

Es la saludable señal de que ya podemos aprender a vivir y a meditar;

 

Pero cuando masticamos demasiado lento

 

Significa que nos estamos quedando atrás

 

En la retaguardia de la vida, sin energía ni motivación

 

Mientras los demás avanzan diez pasos adelante nuestro.

 

Dientes salientes o proyectados hacia adelante(o hacia atrás), producen una limitada capacidad de decidir.

 

Las caries por supuesto representan una alimentación deficiente, pero también refleja el desperdicio en el área de la vida, que el diente representa.

 

Dientes muy grandes,  significa un ego grande o fuerza grande, que generalmente no aprovechamos.

 

Si ya somos adultos y los dientes son pequeños, nuestra autoestima es baja y somos incapaces de “morder” nuestra porción de prosperidad, felicidad, sabiduría y libertad.., en la vida, y nos quedamos en la etapa infantil.

 

Las encías representan nuestra raíces

 

Nuestra conexión con los ancestros.

Pero hay mucho mas que aprender

Sobre los dientes… la lengua y el rostro

 

 

(Cóndor Blanco: Una Escuela Integral)

 

http://es.scribd.com/doc/111743004/Los-Dientes-y-Su-Significado-por…

MAS INFORMACION ACERCA DE LOS DIENTES:

Los dientes representan nuestras emociones

Los%20Dientes%20representan%20nuestras%20emociones.docx

 

 

 

 

 

Sólo por Hoy , No te enfades

 

Si alguien se enfada o trata de insultarte…

ENVIADO POR KAREN

No trates de dominar… y nunca te enfades. De hecho, en la medida que cesa la lucha del ego, adquieres una imperturbabilidad que hará imposible que te enojes por nada ni por nadie. El otro podrá intentarlo, por ejemplo, insultándote, pero tú no te sentirás aludido. Si alguien se enfada o insulta, es su problema. Nada tiene que ver contigo. El insulto solo será tal si a ti te lo parece; en caso contrario, no te sentirás insultado. Y si te afecta y respondes de la misma manera, será señal inequívoca de que el enfado o el insulto del otro era solo la excusa que necesitabas y estabas esperando para sacar a la luz la ira o el enojo que ya bullían en ti.
.
Nunca te enfades… Y si alguien de tu entorno lo hace, toma consciencia de que ese enfado que experimenta es una enfermedad con la que está envenenando su cuerpo y su ser. Por tanto, no le respondas con ira, sino con compasión… Si a alguien le da un infarto de corazón tú no te peleas con él, sino que lo atiendes en la medida de tus posibilidades y lo llevas a un hospital. Pues de idéntica forma, si alguien se enoja, se enfada o te insulta, no te pelees con él, percibe su enfermedad y responde con compasión.
Viejo hábito
Nuevo hábito
Enfadarte, sentirte aludido por los insultos de otro y enojarte sin darte cuenta de que el enfado o el insulto de ese otro era solo la excusa que necesitabas y estabas esperando para sacar a la luz la ira que ya bullía en ti.
Adquirir una imperturbabilidad que haga imposible enojarse por nada ni por nadie. Si alguien te insulta, es su problema. Nada tiene que ver contigo. El insulto solo será tal si a ti te lo parece; en caso contrario, no te sentirás insultado. Y si alguien de tu entorno se enfada, toma consciencia de que ese enfado que experimenta es una enfermedad… Si a alguien le da un infarto de corazón tú no te peleas con él, sino que lo atiendes en la medida de tus posibilidades. Pues de idéntica forma, si alguien se enoja o te insulta, no te pelees con él, percibe su enfermedad y responde con compasión.
El deseo de dominio y los enojos son propios del ego. Cuando dejas de estar abducido por la mente y tomas el mando consciente de tu vida, el piloto automático del ego se desactiva y fluye lo que auténticamente eres. Entonces eres imperturbable y todo cambia simplemente porque tu actitud cambia: todo pasa a ser distinto y contemplas el mundo tal y como verdaderamente es. Tú eres lo único que estaba inquieto y eso te impedía ver las cosas como son. Ya no lo estás y ves la realidad.

.

===================================================
Del libro de Emilio Carrillo titulado Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo (Ediciones ENDE, 2015): http://www.sinmente.com/
===================================================

El Punto Negro en la hoja blanca

ANTES DE INICIAR LA LECTURA, TE INVITO A HACER ESTE EJERCICIO.

¿QUE VES?

 

EL Reverendo Branful, en una conferencia,   enseña a los participantes una hoja blanca de papel con un punto negro en el centro. Le pregunta a todos: ¿Qué es esto? Ellos iban respondiendo que era un punto negro.

 

El predicador decepcionado por no haber obtenido la respuesta correcta les dice: intenté ver en ustedes la capacidad de apertura y oportunidad que le dan a los demás y me fue imposible conseguirlo, me di cuenta que se percatan más en los errores, en las cosas minúsculas, que en la persona misma.

 

Y continuaba, la hoja era la persona, el punto negro en el centro fue un error que cometió; nadie fue capaz de decirme lo que en realidad era esto, simplemente era una hoja con un punto negro.

 

Nos pasamos la vida buscando, resaltando y culpando a los demás, por haber cometido un error y no somos capaces de reconocer que eso sòlo es un punto negro en su vida. Los seres humanos cometemos errores, tenemos dificultades, pero somos y estamos dotados de una inmensidad de valores y cualidades que brillan más que nuestros desaciertos.

 

No tiene sentido vivir percatándonos de los errores de los demás, nosotros, tú y yo, también cometemos errores, muchos y a veces peores que otros. Estamos llamados a potenciar la riqueza que tienen los demás por dentro.

 

El Reverendo Branful estaba recordando que siempre debemos ver mas allá de lo obvio y bajo la superficie, debemos tener en mente la imagen completa, no solamente enfocarnos en las manchas. También  trataba de enseñar que recordáramos, que hay más de un lado en cualquier historia, y más de una respuesta a cualquier pregunta.

 

Ejercicio “El punto negro en la hoja blanca”

Extraído de la web

Sólo por HOY…..No te preocupes !!!!

10478167_333995370087160_4772567998249355348_n

¿Por qué te preocupas de tantas cosas?
¿Por qué llevas el peso de un ayer que lamentas, si ya no está en tus manos?
¿Por qué te angustia el temor de un mañana?
Dale a cada día su afán.

El ayer… pasó.
El mañana…. no llegó.
No te aferres al pasado, ni a los recuerdos tristes.
No reabras la herida que ya cicatrizó.
No revivas los dolores y sufrimientos antiguos.
Lo que pasó, pasó…

De ahora en adelante, pon tus fuerzas en construir una vida nueva, orientada hacia lo alto y camina de frente, sin mirar hacia atrás.
Haz como el sol que nace cada día, sin pensar en la noche que pasó.

Vive bien el hoy que tienes en tus manos.
Deja el ayer que te atormenta.
Deja el mañana que te inquieta.
Piensa únicamente en que dispones de hoy.
¡Aprovéchalo!

¡Agradécelo!

Piensa que hoy, es tu día.
Con ayer no cuentas, con mañana tampoco.
Para luchar…. Para vencer…. Para reparar…. Para amar…. cuentas con hoy.

Si te preocupas por cosas que ya pasaron y acerca de las cuales nada puedes hacer, mentalmente te encuentras ligado a un pasado que te lastima.

Los recuerdos desgastan la energía que tenemos disponible para vivir el presente.

Por otra parte, las angustias ocasionadas por hechos que todavía no acontecieron, que se encuentran en un futuro, ya sea próximo o lejano, son también zonas de la mente que desgastan energéticamente.

Si piensas en el pasado o en el futuro te inmovilizas en el presente, te quedas estático, imposibilitado de actuar adecuadamente, mientras tu mente viaja a regiones inútiles de tu existencia.

Programar el futuro, planear estrategias para alcanzar una meta racionalmente lógica, y emocionalmente aceptable hacia la cual dirigirse, es muy diferente a construir castillos de naipes para un futuro ilusorio.

Si uno no trabaja en su presente para hacer realidad esos deseos, la energía que ha gastado construyéndolos es energía perdida.

Del mismo modo, revisar y valorar las experiencias pasadas para extraer de ellas las lecciones que podamos emplear en el presente, es válido y deseable.
Pero es muy diferente a estar “rumiando” experiencias dolorosas, ya que éstas alimentan una idea negativa acerca de uno mismo.

No mires al pasado mucho tiempo y al futuro cada momento.
Aprende que la vida no es pasado ni futuro, la vida es cada segundo que respiramos, cada momento que reímos, cada momento que desperdiciamos sufriendo por el ayer y nos preocupamos por lo que quizá tenga que suceder.

Si viviéramos cada segundo de hoy como debiera ser, no nos afectarían tanto viejos recuerdos y dolorosos fracasos que en el presente no tienen nada qué hacer.

Por eso cuando estés aferrado al ayer o tengas miedo de lo que pueda ser, recuerda que cada segundo es aquel que no ha de volver, como cada gota de agua que cae sólo una vez, como cada flor que crece y en otro momento florece, como el día de hoy que no mira hacia atrás para seguir adelante.
Pasado, presente y futuro, no son períodos en el tiempo, son períodos en la mente.

Aquello que no está más frente a la mente, se vuelve pasado.
Aquello que está frente a la mente es el presente y aquello que va a estar frente a la mente es el futuro.
El pasado es aquello que no está ya más frente a ti.
El futuro es aquello que no está aún frente a ti.
Y el presente es aquello que está frente a ti y se está escurriendo de tu vista.

No te aferres al pasado…
¡Lo que se fue, se fue!

El presente también se va a ir, y pronto será pasado.
Tampoco te aferres al futuro porque el mañana se volverá hoy y luego se. volverá ayer.

Todo se va a volver un ayer.
Todo se te va a escapar de las manos.

El aferrarse simplemente te traerá sufrimiento.
Tendrás que soltarte.

Nuestro sufrimiento, y nuestro dolor pasa por no saber soltarnos.

Vivimos preocupados por el futuro y otras veces angustiados por situaciones del pasado que traemos una y otra vez a nuestra mente y las convertimos en presente y así seguimos sufriendo y sufriendo.

Tenemos que comprender que nuestro tiempo, el único que vale, es el ahora… este momento…
Observemos a los niños, no saben de pasado, ni de presente, ni de futuro.

Es de día cuando ven luz, es de noche cuando hay oscuridad, no conocen los relojes.
Viven, se entregan y en esa entrega minuto a minuto se sueltan, disfrutan el momento.

No logran comprender a los adultos.
A veces hasta nos miran extrañados.
Nos ven correr, nos ven llorar, nos ven ansiosos y demás.
Y ellos; esos “locos bajitos” nos están enseñando y a su vez recordando que la vida es maravillosa si sabemos ubicarnos en el ahora, en este instante.

Parece complicado.
Algunos pensarán: qué simple es decirlo pero qué difícil aplicarlo, pero sólo toma unos minutos, obvio si sabes cómo
Te invito a aprender como Soltar el pasado, soltar el pasado y despreocuparte por el futuro es saber vivir.
Tu tiempo es ahora.
¡Vamos, levántate… porque la luz del sol está afuera!

 

578118_410756082290717_417064807_n

Publicado por Noemi en

Otras Inteligencias

La Dimensión de la Consciencia.

El poder del Ahora…

Inner Directions Journal: En el primer capítulo de “El Poder del Ahora”, usted escribe que vivía en un estado casi continuo de ansiedad y con depresiones suicidas ocasionales. Una mañana se despertó con el pensamiento “yo no puedo vivir conmigo mismo”. En ese momento se dio cuenta de una diferencia entre el “yo” y el “mí mismo” con el que no podía vivir. ¿Qué sucedió como resultado de esta toma de consciencia y cuál es la naturaleza del “yo” que vio como diferente del “mí mismo”?

Eckhart Tolle: Realmente me desperté en medio de la noche con un intenso miedo y pavor. Un pensamiento se repetía en mi mente: “Yo ya no puedo vivir conmigo mismo”. De repente, me di cuenta de lo extraño de ese pensamiento: “Si yo no puedo vivir conmigo mismo, debe haber dos yoes — el yo y el mí mismo con el que no puedo vivir”. Era casi como si un koan zen hubiera surgido espontáneamente en mi mente: ¿Quién es el mí mismo con el que yo no puedo vivir? Hubo un silencio de asombro, y todo pensamiento cesó. Me sentí atraído hacia un vórtice de energía, y a continuación caí en lo que parecía ser un vacío.

A la mañana siguiente me desperté como si acabara de nacer a este mundo. Mirando alrededor de la habitación, me sentía realmente como si nunca la hubiera visto antes. Todo era fresco y prístino e intensamente vivo. Una quietud vibrante y una paz profunda llenaban todo mi ser. Mientras caminaba por la ciudad ese día, el mundo parecía como si acabara de venir a la existencia, carente por completo del pasado. Yo ya no etiquetaba ni interpretaba mis sentidos de percepción — una ausencia casi total de comentario mental.

Hasta el día de hoy, percibo e interactúo con el mundo de esta manera: a través de la quietud, no a través del ruido mental. La paz también nunca me ha dejado, a pesar de que tiene diferentes grados de intensidad.

En el momento que sucedió la transformación, yo no tenía ningún marco conceptual que me ayudara a entender o explicar a los demás lo que había sucedido. Más tarde, me di cuenta de que el intenso sufrimiento que sentí aquella noche debió haber forzado a mi consciencia a retirarse de su identificación con el mí mismo infeliz, el sufriente “yo”, que es en última instancia, una ficción de la mente condicionada. Esta retirada debió haber sido tan total que el sufriente mí mismo se desplomó como si se le hubiera quitado el tapón a un juguete hinchable. Lo que quedó fue mi verdadera naturaleza como el siempre presente Yo Soy, la consciencia incondicionada antes de la identificación con la forma. Puedes llamarlo Conciencia pura o Ser puro; las palabras no importan.

IDJ: Usted menciona que el mayor obstáculo para experimentar la realidad es la identificación con la mente. Este es el problema universal. ¿Qué sugiere como medio más directo para romper esta identificación y terminar con el ciclo incesante de pensamientos?

ET: La compulsión de pensar y la auto-identificación con el ruido mental incesante como “yo” te impiden encontrar el reino de quietud interior que es inseparable de nuestra verdadera naturaleza. Ramana Maharshi lo expresó muy sucintamente: “El grado de ausencia de pensamientos es la medida de su progreso hacia la auto-realización”.

Cuando te das cuenta de la naturaleza repetitiva de la mayor parte de tu pensamiento y empiezas así a observar tu propia mente, ya no estás totalmente identificado con ella. Cuando la dimensión del observador o presencia testimonial emerge en ti, tu sentido del yo pasa de estar atrapado en la mente a ser la “inmóvil presencia que observa” más allá de la mente, por así decirlo. Mientras esta consciencia incondicionada emerge más plenamente, eres capaz de crear intervalos en el flujo mental, momentos de profunda quietud cuando todo pensamiento ha cesado y, sin embargo, tú estás plenamente consciente y muy alerta. Esa es la dimensión de la consciencia de la que surge toda creatividad. Yo la llamo presencia. El estado de identificación mental es onírico y profundamente inconsciente, en comparación con el estado de presencia.

Se crea una brecha en el flujo mental cada vez que tu atención se mueve totalmente al momento presente. El pensamiento necesita del tiempo —pasado y futuro— para funcionar, y cesa en el estado de intensa conciencia del momento presente. Frente a un gran peligro, a veces esto sucede de forma espontánea. La mente se detiene y algo infinitamente más poderoso se hace cargo.

Hay muchas maneras de llevar tu atención al Ahora. Por ejemplo, puedes llegar a estar muy consciente de tus percepciones sensoriales, tan alerta que todo comentario mental cesa. O puedes elegir cualquier actividad de la rutina, como vestirte o lavarte las manos —una actividad que normalmente sólo sería un medio para un fin— y darle tu máxima atención, por lo que se convierte en un fin en sí misma. Descubrirás que estás muy alerta y consciente, pero no pensando.

La forma más directa de romper la identificación con la mente es habitar en el cuerpo. Con esto me refiero a sentir el cuerpo desde dentro, tener siempre algo de su atención en el campo energético interno del cuerpo. Estar en el cuerpo desvía la atención del pensar y te ancla en el Ahora. Cada célula del cuerpo entonces participa en el estado de presencia. También pasa a ser el medio más poderoso de auto-curación y de prevención de enfermedades.

IDJ: Usted dice que la gente tiende a esperar un acontecimiento en el tiempo para conseguir la libertad y la felicidad que buscan, que “usted lo ‘consiguió’ dándose cuenta de que ya está ahí”. ¿Cuál es la naturaleza de esta realización y la manera de despertar a ella?

ET: Quién tú eres, tu realidad esencial, es inseparable del Ahora. Esto no puede ser comprendido intelectualmente, pero se puede realizar experiencialmente, con cada fibra de su ser. ¿Cómo? Estando presente. En el estado de plena presencia, hay una intensa sensación de alegría y vitalidad y de profundidad y paz infinitas.

Ves lo absurdo de buscar tu identidad en el pasado y su realización en el futuro. La existencia fenoménica —el mundo— puede disfrutarse por lo que es: el juego de la forma. No promete nada, ni tampoco representa una amenaza. Esta es la liberación del deseo y del miedo.

IDJ: La búsqueda del ego del placer representa una continua búsqueda de la felicidad y la realización fuera de nuestro verdadero Ser. ¿Se necesitan hacer restricciones en el cumplimiento del deseo, antes de estar en un estado de no-identificación con la mente?

ET: La no-identificación con la mente implica que ha entrado una dimensión de la consciencia que está más allá de la mente: la presencia testimonial. Cuando ya no hay una completa identificación con la mente egoica y su búsqueda, aferramiento y apego, la mente pierde su ímpetu abrumador. Los deseos pueden todavía estar ahí por un tiempo, pero ya no eres poseído por ellos. Siempre que no está la presencia testimonial, sólo está la mente condicionada pretendiendo ser una “persona”. Este es el estado inconsciente. En ese estado, nada se puede hacer para refrenar los deseos. A lo sumo, un deseo más fuerte puede alejar a uno más débil, por ejemplo, cuando el deseo de disfrutar de la comida es superado por el deseo más poderoso de mantenerte físicamente más atractiva y así atraer a tu pareja.

IDJ: Usted dice que el abandono del tiempo psicológico es una de las mayores ayudas para vivir en el presente, el “Ahora” ¿Quiere decir que debemos dejar de identificarnos con los pensamientos del pasado o del futuro? Si es así, entonces los problemas no tendrían capacidad para afectarnos.

ET: El sentido de identidad de muchas personas está casi totalmente definido por sus problemas. Sólo cuando hay una búsqueda de uno mismo en el pasado y el futuro y una resistencia interna a lo que es, surgen los problemas. Cada problema necesita un tiempo para sobrevivir. Cuando tu atención está totalmente en el Ahora, los problemas se disuelven al instante. Todo lo que queda es la talidad (la realidad última) de este momento — lo que el Buda llamó tathata. Aceptas lo que es. Si una situación requiere una acción, actúas. Si no hay nada que puedas hacer, lo dejas estar. El falso yo, creado por la mente, vive en la resistencia a lo que es. Cuanto mayor sea la resistencia, más fuerte es el sentido del yo. La vida entonces se vuelve muy problemática. ¿Qué problemas tienes en este momento? Si estás ausente —es decir, si vives a través de la memoria y la anticipación— tienes muchos. Si estás presente, no tienes ninguno.

IDJ: En respuesta a una pregunta, usted dijo: “La consciencia toma el disfraz de las formas hasta que éstas alcanzan tal complejidad que se pierde completamente en ellas”. ¿Es sólo la naturaleza de la “apariencia” universal la que nos hace ver la forma como real? No puede ser completamente ilusoria, ya que en esencia está basada en la Consciencia.

ET: La forma es real de la misma manera que un nudo en una cuerda es real. La existencia del nudo parece fuera de toda duda. Y sin embargo, es irreal — porque cuando deshaces el nudo descubres que nunca hubo nada más que la cuerda.

Por lo tanto, cada “persona” puede ser vista como un nudo en el tejido de la consciencia. La iluminación es la desaparición del nudo. Entonces te das cuenta de que eres la consciencia misma y siempre lo fuiste, incluso aún cuando estabas identificado con la forma. El leela es como el juego del escondite que la consciencia juega con ella misma.

IDJ: ¿Cuál es su experiencia de vivir la vida libre de impresiones del pasado y del futuro, totalmente en el Ahora?

ET: El pensamiento compulsivo se termina, lo que significa que no tengo que pensar a menos que haya algo en que pensar — y la mayoría de las veces no lo hay. Eso no me haría conseguir trabajo si lo pongo en mi currículum, pero significa que la vida fluye con facilidad, libre de conflictos y de resistencia interior. Hacer frente a la vida, al mundo, a través de la quietud en lugar del ruido mental es el mejor regalo que puedes ofrecer al universo. Yo lo llamo quietud, pero es una joya con múltiples facetas: esa quietud es también alegría, y es amor.

Fuente:  Inner Directions Journal.