FUERZA INTERIOR: COMO VENCER LOS MIEDOS

ENVIADO POR KAREN
,

Fuerza Interior: Cómo vencer los miedos

Haciendo lo que tememos, disolvemos nuestro temor. Emerson

El momento actual, delicado y sensible, debido a las situaciones en muchas ocasiones limites que tenemos que transitar, nos encontramos que nos faltan las fuerzas, lo que antiguamente se decía “Hay que sacar fuerzas de flaquezas”.

 

Y esa debilidad debido al continuo desgaste de energía, nos viene por dos caminos:

 

1.- LA TOMA DE DECISIONES

2.- LOS CAMBIOS EN NUESTRA VIDA

 

El causante de ese desgaste energético al que nosotros mismos nos sometemos no es otro que el MIEDO. Sabido es ya desde hace mucho tiempo que tal como dice la ciencia y la psicología los dos grandes frenos de todo ser humano son:

 

1.- LOS MIEDOS

 

2.- LAS CREENCIAS, TANTO LAS QUE NOS IMPONE LA FAMILIA DONDE NACEMOS, COMO LA SOCIEDAD DONDE VIVIMOS.

 

Y es en esos momentos de la vida de cada ser humano donde debemos “sacar fuerzas de flaqueza” es decir hacer uso de nuestra fuerza interior, algo que todos sin excepción llevamos en nuestro interior, para esas ocasiones donde la vida se nos hace difícil o simplemente nos cuesta encontrar la salida de la situación en que nos hemos metido.

 

Cuanto más veloces huimos del miedo, más grande se hace éste y más fuerte es su hechizo sobre el alma. Para librarnos de tal poder, conviene mirar de frente su paralizador influjo, y más tarde discernir si nos está protegiendo de un peligro o simplemente es un virus mental que nos inquieta.

 

El miedo que paraliza y deprime es el miedo neurótico que impide la acción.

 

Se trata de un sentimiento que sintoniza con viejas tensiones y heridas no resueltas. El temor que se disfraza de inseguridad encubre anticipaciones el dolor y muchas veces hace referencia a duelos sumergidos cuyo recuerdo nos inunda de ansiedad e induce a conductas crispadas.

 

El miedo nace de la memoria del dolor y brota en racimos de pensamiento conectados al recuerdo. Se trata de ideas neuro-asociadas que conforman la creencia de que aquello que uno rechaza, puede volver a suceder. En realidad, si no hay memoria no hay miedo. Por este motivo, los inocentes se enfrentan con tranquilidad “irresponsable” a muchas situaciones de alto riesgo.

 

Los inocentes no proyectan experiencias anteriores y, en consecuencia, no temen la llegada de la supuesta desgracia. Allí donde veamos una conducta exagerada, se revela la sombra que oculta viejas heridas y, que nos demanda sin demora, un drenaje emocional del alma.

 

Allí donde, por ejemplo, veamos la mentira en sus diferentes grados ¡Atención!, no hay maldad o estupidez, hay tan sólo una mente que se siente amenazada.

 

Conviene mirar al miedo de frente y preguntar, ¿qué temo en realidad?, ¿qué sería lo peor que podría pasar? Al observar y concretar con precisión lo que uno teme, ya se puede respirar a fondo lo temido y crear nuevas opciones más deseadas. Al pronto, sucede que el gran gigante ilusorio que tan sólo puede habitar en las sombras, se esfuma disuelto a la luz de la consciencia.

 

La sensación de confianza y seguridad no sólo brota como consecuencia de la memoria del propio éxito, sino que también es una cualidad que nuestra inteligencia emocional desarrolla. Confiar es una elección que podemos optar por cultivar y reforzar, mientras se comprueba que tras los problemas aparecen las soluciones y que toda dificultad fortalece y enseña. La confianza también brota desde la facultad intuitiva, desde ese insólito Ser que somos y que detrás, escondido y sabio, se revela y expresa.

 

La confianza es un estado de conciencia, un plano mental de vida que abre a la Paz y a la Templanza. Pero, ¿de dónde brota?, ¿acaso es una protección mágica que opera desde las estrellas? Al tratar de responder, la razón tal vez dude, pero todos sabemos que no estamos solos.

 

La historia y el misterio así lo avalan. el universo nos apoya al encarar el miedo mientras hacemos con inteligencia lo que debemos, aunque se sienta inseguridad y amenaza.

 

Cuando uno se vea enfrentado al ridículo, conviene que se detenga unos instantes. Conviene que respire profundamente, distanciándose del escenario mientras se deja atravesar por la columna de luz, que penetra por lo más alto de su cabeza.

 

Más tarde, la sencillez suavizará lo que uno teme y la sobriedad será nuestra aliada. No hay temor agudo que sobreviva si uno lo respira de forma consciente y continuada. Sólo hay que detenerse y observar sin eludir ningún aspecto y sin tapar ninguna de las caras.

 

Desde el silencio consciente, de pronto, la mejor opción brota y la vida, de nuevo, tiene sentido mientras uno, a sí mismo, se reinventa. Ya todo está en su sitio. Uno sabe a qué atenerse y vuelve a fluir centrado en el núcleo de la confianza.

 

NAMASTE

Anuncios

EL PODER DE LAS PALABRAS POSITIVAS- Por Shimon Keene

 

.

 

Esta semana renueva nuestro aprecio por el poder de nuestras palabras. 
La porción del Zóhar de esta semana dice:

 

Si alguien divulga un nombre maligno, todos sus miembros se corrompen y el individuo debe ser excluido, porque su habla maliciosa asciende y trae a él un espíritu impuro, y éste está corrompido. Aquel que intenta corromper es corrompido; la acción abajo despierta otra más.

 

Aquí hay un mensaje muy codificado sobre la importancia de decir sólo palabras positivas de Luz. Hablar de manera negativa nos desconecta de la fuente de toda realización, a la que llamamos Luz. 

 

La última vez que hablamos de manera negativa o que en una fuerte discusión tratamos de demostrar que estábamos en lo correcto, probablemente nos sentimos bastante agotados después. Esto ocurre porque las palabras positivas aumentan nuestra Luz y las negativas hacen que la perdamos.

 

Si nos hace sentir tan vacíos y desconectados, ¿por qué continuamos hablando de manera negativa particularmente en momentos de debilidad?

 

Cuando llega una prueba, quizá no la vemos como una oportunidad y, antes de saberlo, se nos escapa una pequeña queja. Hablar de manera negativa nos da una explosión de energía, pero siempre deja oscuridad después. Las palabras negativas también indican una falta de certeza en el proceso por el que necesito pasar.

 

Quizá tengamos problemas con la pereza o nuestro sentido de merecimiento, y por lo tanto vemos las pruebas como cargas, cuando en realidad son oportunidades para que revelemos el siguiente nivel de nuestra alma.

 

Todos nos encontramos con problemas, pero no debemos ser consumidos por ellos. 

 

Debemos concentrarnos en nuestros sueños y tener certeza en que el Creador es la fuente de todo lo que está en nuestra vida. Si tenemos ansias infinitas de la Luz, como todos los maestros kabbalistas de la historia, esperaremos con ansias las pruebas y desafíos, los usaremos para practicar la restricción y cambiar nuestro destino.

 

¿De verdad las personas que nos rodean tienen que saber todo lo que nos ocurre? Si no nos gusta la película, tenemos el poder de cambiarla. Karen Berg dijo una vez: “Si nos quejamos sin razón, el Creador nos enviará una razón para quejarnos”.

 

Evitar hablar de manera negativa sobre “algo” podría ser la prueba misma que, si es superada, eliminará ese “algo” de nuestra vida.

 

“Tengo que decirle a alguien esto” suele ser el primer pensamiento cuando algo ocurre y nos parece casi imposible hacer restricción. Es muy fácil hacer que alguien escuche un mensaje de inmediato, especialmente con las redes sociales y los mensajes de texto. . el que los factores externos no nos afecten y mantengamos un deseo constante por la Luz. Sólo se trata de aceptar nuestros desafíos con  certeza total de que el Creador los envía y luego permanecer callados. Esto, según los kabbalistas, es una gran muestra de humildad y el primer paso para ser totalmente responsables de nuestra vida.

 

¿Este nuevo compromiso significa que cuando algo inquietante ocurra simplemente debemos “dejarlo pasar” por completo?

 

Mi maestro, Rav Berg, mencionó lo siguiente en una clase sobre esta semana: “Si eres una persona que dice ‘Se lo dejaré a la Luz, me ocurrirá lo que deba ocurrir’,tienes una vasija pequeña. Entre más quieras, mejor estás, ese es el reflejo de una vasija grande. La cuestión es cómo obtener lo que quieres. Siempre debes querer más, sólo tienes que pasar por el proceso para obtenerlo, y ese proceso es el compartir. En la Kabbalah es importante dejar ir. Dejar ir significa dejar pasar el proceso, dejar ir la manera en la que crees que las cosas deben llegar a ti. Eso no significa que debas dejar ir el deseo, sino sólo el proceso, ¡tan sólo comparte!”.

 

Este compartir podría ser decir más palabras de agradecimiento o decir un cumplido que le alegre el día a alguien. Esta semana todos podemos vivir el poder de las palabras positivas. Todos usamos la frase, pero si el Creador es la fuente de todo, eso significa que de verdad “todo es bueno”.

 

 Shimon Keene.

 

 

Causas Emocionales de la Obesidad

 

Desde el punto de vista simbólico, las personas que engordan, en realidad lo que hacen es “protegerse” de los demás, o de algún tipo de situación o trauma instaurado en su cabeza.

En la obesidad no se acumula masa ósea, ni muscular, ni se agranda ningún órgano, ni se llena ninguna cavidad de aires malignos. Lo único que se acumula bajo la capa de la piel es una cantidad de grasa (energía estancada) que no se va a usar y se retiene una cantidad de líquido (emociones tóxicas), que el organismo no puede eliminar.
Las células del cuerpo de una persona obesa, obedecen una orden de acumular grasa, y como sea, de no soltarla, “no quemarla”. Centrándonos en la grasa, ésta podría considerarse como un elemento comodín que el cuerpo, obediente como marinero a las órdenes del patrón, el inconsciente, las sitúa estratégicamente con distintas intenciones, tantas como obesos.
Obesidad
Tres ejemplos:
1.- En el abdomen, para defenderse de ser adulto. Tomamos forma de bebé barrigón. Puede que el árbol ataque a los niños cuando “espigan”. En el abdomen también, para simular un embarazo. El árbol genealógico te acepta como madre, no como mujer.
2.- En las caderas y muslos para ocultar el talento creativo y la libertad de expresión artística. El árbol asignó a otra persona este territorio, o hay una prohibición total al desarrollo libidinal, en beneficio de otro de los egos, por ejemplo el intelectual o el material.
3.- En todo el cuerpo a consecuencia de un abuso sexual. Puede provocar que asociemos “la belleza” con “la agresión”. Es decir, si soy bella soy blanco de agresiones sexuales, por lo tanto engordo y de ese modo nadie me mirará, ni me deseará sexualmente. Es una forma de defensa para estar a salvo.
Desde la perspectiva de Naska Groppaglio, la obesidad, así como la delgadez, las jorobas, etc. se utilizan para integrarse en el “clan familiar”. Cuando no hay suficiente espacio en familias con muchos hijos, cuando uno nace no deseado, del sexo opuesto al esperado, es posible que el cerebro más primitivo encuentre estrategias de supervivencia que responden a estos patrones.
También hay personas que establecen su prioridad en el ahorro, en no gastar ni un centavo. Son las personas que no invierten, sólo acumulan. La obesidad podría ser un síntoma de esa disposición, del miedo a que le falte. Como un seguro a todo riesgo, donde la grasa es “el seguro”.
Detrás de la obesidad también puede haber una madre dominante, posesiva, que ejercía un control estricto sobre su alimentación, sus pensamientos, sus sentimientos y su creatividad. En este sentido, la obesidad representa una oposición inconsciente a la autoridad materna que abusó de nosotros.
Un ejemplo puede aclararlo: Una niña empezó a engordar para que su madre la quisiera y se preocupara de ella como de su abuela que había enfermado y ahora estaba en su casa robándole toda la atención.
Alejandro Jodorowsky dice que cuando uno sufre un abuso, eso se sigue repitiendo. Hay que eliminar de la mente el símbolo del abuso y romper la fijación con un acto psicomágico. En este caso le recetó que comprara tantos kilos de huesos para perros como los que ella tenía en estos momentos de sobrepeso. Llevar toda esa carga en una carretilla hasta el cementerio donde estaba enterrada su abuela y decirle: ” abuelita, estos kilos son tuyos, no son míos, me libero de esta carga” También debería llevar miel para endulzar y que no fuera un acto hostil.
Noticias relacionadas con la obesidad
Una noticia apunta que el estómago puede actuar como un “segundo cerebro”. Se ha descubierto toda una red neuronal de entorno a cien millones de neuronas en el conducto intestinal. De esta manera, lo que se conoce como “sentimiento intestinal” es el nudo en el estómago que todos conocemos. A riesgo de equivocarnos, podemos pensar que en este rudimentario “cerebro” el hambre de amor, de atención y de ternura… lo satisfacemos con exceso de alimento.
Otra noticia habla de una especie de “interruptor biológico” de la obesidad, que ofrece la posibilidad de manipular la presencia o ausencia de grasa en zonas anatómicamente estratégicas del cuerpo. Ese interruptor se activa sobre todo por el estrés crónico. Este hallazgo explicaría porqué hay personas que durante sus vacaciones, pese a los habituales excesos del verano, pueden llegar a perder peso al alejarse temporalmente de sus presiones y preocupaciones cotidianas.
La última de las noticias que vamos a comentar es una especie de “programación enferma” que advierte que pronto habrá una epidemia de cáncer de estómago en los países desarrollados, según han alertado expertos en esta patología. Para estos expertos, la causa de este incremento podría tener relación con la obesidad.
Sería interesante y sobre todo positivo, complementar lo que los especialistas médicos aconsejan respecto a dietas y ejercicios para sanar la obesidad, con una mirada diferente a la misma, entendiendo la obesidad como un mensaje que el cuerpo nos manda para sanar lo que hay en su raíz.
Debemos preguntarnos:
-¿Qué sentido metafórico tiene acumular la grasa o el líquido en este lugar de mi cuerpo?
-¿Qué es lo que en realidad acumulo y para qué?
-¿Por qué no dejo fluir la energía y las emociones?
-¿Qué oculto tras la grasa?
-¿A quién o a qué me parezco con esta imagen?
-¿He sido visto por mis padres?
-¿He tenido suficiente espacio para crecer entre mis hermanos?
-¿Estoy alimentando mi falta de amor con exceso de comida?

Dr. Salomon Sellam (Es considerado uno de los máximos expertos en Medicina Psicosomática, campo al que ha dedicado varios libros de ensayo, donde propone una visión psicosomática de la enfermedad y analiza los factores psíquicos que pueden estar en el origen de cada patología. “La enfermedad es una situación de la vida cotidiana en la que un acontecimiento brusco, inesperado, que nos toma por sorpresa, nos desestabiliza totalmente”.

 

Publicado por María Angélica Sassone