CADA DÍA TRAE SU PROPIO AFÁN

No trates de forzar el mingo, no trates de parar el tiempo
y menos la velocidad del viento. Todo está hecho en un
absoluto equilibrio. Incluye en tus prioridades “cambiar”,
para que NO sigas recibiendo lo que hasta ahora ha
estado recibiendo.

Ese esfuerzo que tu haces todos los días, gastando tus
propias energías; las cuales todas están dirigidas y enfocadas
en “lo material”. El dinero y las pertinencias materiales son
volubles, van y vienen, suben y bajan, pero lo único que es infinito
es: “lo espiritual”.

Dice un gran filósofo chino que lo único que él no entiende del
ser humano es que: ” gastan todas sus vidas para
conseguir dinero y luego el mismo lo gastan para recuperar
su propia salud”. Dejamos de vivir, estando vivos. Invertimos
cada día ( nuestro único día), en vías a conseguir mejorar nuestra
situación económica y nos olvidamos de nosotros mismos dejando
de vivir.

Ponemos a un lado el cariño de nuestros seres queridos, nuestras
amistades, nuestras miradas para poder observar cuánta belleza
nos ofrece la Madre Naturaleza y no apreciamos el gran previlegio
del regalo del soplo de la vida que nos han regalado, decir un te
quiero, un te amo, permitir que nuestros dientes se nutran del fresco
del viento al regalar un sonrisa, una picadita de ojo a alguien que
se está olvidando de su propia existencia. Todo ésto lo estamos
suplantando por el afán de conseguir a ” Mr. Don Dinero”.

Qué triste es vivir porque los órganos vitales trabajan
automáticamente y al dueño de los mismos se le olvidó que tiene
una responsabilidad de vivir una vida esfímera, ( convertida en
un ratito solamente), gastando su vida para lograr un nivel
económico y a veces éste se convierte en un sueño solamente,
porque cuando apenas lo logras o estás cerca, ya tiene que
morirte.

Tu crees que vale la pena vivir tú única vida de esta manera?
o tú crees que vas a tener otra vida para vivirla? NO hermano mio,
es una sola y si la dejastes pasar sin disfrutarla, otros la vivirán
por ti. Acuérdate que solamente eres un pasajero más del tren
de la vida y dentro el mismo no hay un letrero que diga donde es
tu última parada, dicha decisión solamente la tiene el que tiene
el control del tren.

Hasta los buenos amigos después de cultivar una gran amistad
por muchos años; la misma ha permanecido sólida como un
concreto llegando a ser como hermanos, hasta que llega el
factor “interés marcado”. Esto puede derrumbar todo un núcleo
familiar.

Preocupémosnos por cambiar, por crecer, por ser mejores,
por ayudar a nuestros semejantes, por alimentar nuestro
propio espíritu, por sentir una linda emoción cuando
conjugamos el verbo “dar”. Valorémosnos como personas
pensantes que somos, aprendamos a crear conciencia de
nuestra propia creación única como individuo.

Que el afán de cada día sea para superarnos, para que entendamos
que no somos semillas, que al ser parte de la evolusión,
estamos expuestos a reciclarnos; por eso todo lo que
nace muere.

Ray Bueno
Santo Domingo, Rep. Dom.
Copyright. All rights reserved. 2010. Ray Bueno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s