Resultado de imagen de fuente de luz divina gif

Nuestra vida está rodeada de positividad y negatividad, algo que nos ayuda a motivarnos, a aprender y también a seguir hacia delante y conseguir nuestras metas.

Pero, ¿sabes qué podrías atraer la positividad siempre que lo desees? Solo hace falta predisposición para ello y seguir unos breves consejos para que te conviertas en un verdadero imán de energía positiva.

“Tienes que ser el tipo de persona que genera energía positiva y elude la energía negativa, en lugar de fortalecerla”-Stephen Covey-

 

 Si empezamos a pensar en positivo, atraeremos la energía positiva que generará que tengamos una vida feliz y perfecta, llena de plenitud.

Tanto solo, tenemos que aprender a proyectar nuestra energía interna hacia el exterior. Si somos positivos interiormente y lo transmitimos al exterior, aprenderemos a vivir nuestra vida con felicidad y positivismo, además de que todo empezará a irnos mucho mejor.

 

Vive aquí y ahora

 

No vivas en el pasado y no te obsesiones con el futuro. Las cosas que ya han pasado no se pueden cambiar y el futuro aún está por venir, con muchas sorpresas que descubrir.

Aunque resulte difícil, debemos centrarnos en el presente solventando y aprendiendo de aquellos errores del pasado y esperando el futuro con optimismo y expectantes de lo que nos pueda sorprender y pasar.

Muchas veces, perdemos el tiempo pensando en lo ya pasado o en lo que podrá pasar, en vez de centrarnos en el presente que es lo que importa.

Piensa que la vida es solo un instante y que el tiempo pasa muy rápido. Si no aprovechas el aquí y el ahora, si vives de sueños, estarás perdiendo valiosos momentos.Céntrate en tu presente y vive cada día con optimismo, ganas y fuerza.

Una de las prácticas que deberíamos hacer y que nos ayudarán en este cometido es la meditación. Con tan solo unos minutos al día podemos ser conscientes de nuestro presente, ver las cosas más claras y lograr la calma y la tranquilidad que tanto necesitamos.

“Debemos meditar, por tanto, sobre las cosas que nos reportan felicidad, porque, si disfrutamos de ella, lo poseemos todo y, si nos falta, hacemos todo lo posible para obtenerla” -Epicuro-

Observa tus pensamientos, analízalos sin censurarlos, piensa y visualiza a dónde te quieres dirigir y empezarás a centrarte en el aquí y el ahora.

La meditación te permitirá incluso encontrarle solución a esos problemas que antes parecían no tenerlos. Además, te ayudará a ver las cosas mejor permitiendo adoptar mejores decisiones.

AGRADECE SIEMPRE QUE PUEDAS

Estar agradecidos absolutamente con todo, nos ayudará a lidiar con casi cualquier situación con serenidad, seguridad y gratitud. Pero, ¿por qué deberíamos estar agradecidos?

  • Por las cosas buenas y las cosas malas.
  • Por aquellos errores que cometimos, pero que nos ayudaron a avanzar y aprender.
  • Por aquellas cosas pequeñas, que quizás puedan parecer insignificantes.
  • Por estar vivo y poder hacer tus sueños realidad.
  • ……por todo aquello que sientas y reconozcas en tu vida…

Estas y otras muchas cosas son las que podemos agradecer para poder estar bien con nosotros mismos y sentirnos más confiados. Además, esto nos permitirá atraer toda la energía positiva que podamos, algo que nos ayudará a vivir con grandes dosis de positivismo.

Pero estar agradecido también implica estar agradecido con uno mismo. Gracias a esto, evitaremos expresarnos mal de nosotros mismos sobre todo cuando cometemos un error, pues tendemos a desacreditarnos.

Cuántas veces has pensado: “¿pero por qué no hice aquello?”, “¿porqué no me atreví?”, “qué tonto fui”… Una amplia gama de adjetivos negativos y palabras descalificadoras que te dañan y provocan que la energía positiva se ausente.

Conviértete en un imán de energía positiva y acoge a la paciencia, la tranquilidad y la calma en tu vida

Aprende a crear a tu alrededor un ambiente de tranquilidad y armonía que te ayude a vivir el presente, estar agradecido hasta contigo mismo y evitar desacreditarte ante posibles errores o situaciones que sean muy negativas.

Llena tu casa de aromas, de colores, de velas, ¡haz cambios! Todo esto hará que la energía positiva se vea atraída y todo en tu vida empiece a cambiar, para bien.

No permitas que la energía negativa ocupe tu vida y conviértete tú mismo en un imán de energía positiva con estos sencillos pasos que te harán reflexionar.

 

Por: Raquel Lemos Rodríguez

Rendirte al Amor

 

 2a14e7d74e52473392898f57a0322b19

Nunca te enamoras de otra persona; la otra persona sólo es un catalizador y un mensajero.

Te enamoras de la vida misma, y de sus asombrosas posibilidades.

Te sumerges más profundamente en tu propia dulce presencia, en la inmutable vastedad de la esencia de tu ser.

Y le das el crédito a alguien más. O la culpas cuando te desconectas. Pero todo es tú, y todo es para ti, y para tu sanación, y también para la de ellos, y para la salvación de este mundo.

Es un redescubrimiento de lo que realmente eres, más allá de las máscaras, más allá de las fachadas cuidadosamente construidas, de las infinitamente creativas defensas diseñadas por una sola razón: para conseguir Amor, o impedir que lo pierdas, como si el Amor fuera algo que se pudiera ganar o perder.

Y así, simplemente caes rendido en el Amor, en tu naturaleza, en tu corazón, que es el corazón del otro, porque no hay separación en la inmensidad, no hay una doble inmensidad, sino sólo Una.

No hay necesidad de salir de ti mismo para saber lo que estás buscando.

Tú eres el Uno, nunca un buscador de Amor, sino su fuente y su destino y su razón, y puedes moverte y ser en el mundo como eso.

Y puedes brillar como el sol, y a veces, otros brillarán contigo, o no brillarán; buscarán tu brillo o le temerán; sin embargo, tú seguirás brillando de cualquier forma, porque estás enamorado de la luz misma.

Conocer el Amor es saber que el Amor nunca puede ser encontrado, porque brilla en la búsqueda, en el hallazgo, en la pérdida, en la intensidad misma del brillo, incluso en la quietud de la noche.

Como Freud se dio cuenta, no puedes Amar lo que deseas, y no puedes desear lo que Amas. Porque el Amor es algo mucho más próximo, mucho más íntimo, mucho más cercano que cualquier deseo; incapaz de ser objetivado u objetivarse a sí mismo.

Yo soy Amor, y soy lo que tú eres.

Eso es todo.

*Jeff Foster