La Vida es un Cambio Continuo…


La vida es un continuo girar y girar de acontecimientos… salimos de una cosa para meternos en otras y así, sin darnos cuenta, vamos generando los cambios…ya no somos los mismos que hace 10 años, ni que al nacer, ni somos hoy lo que fuimos ayer ni lo que seremos mañana.

Dentro de todo este eterno girar de la vida soñamos con la estabilidad, la permanencia y desvalorizamos todo lo que está sujeto a los cambios sin darnos cuenta de que nosotros, para permanecer vivos, necesitamos de esa constante renovación llamada cambio. Lo único inamovible es la muerte. Y acaso…

Nos renovamos con cada paso que damos, con cada inspiración con que nos llenamos, con cada exhalación que liberamos… No notamos el cambio hasta que ha pasado el tiempo pero no somos los mismos de ayer, ni de hace una hora. Nuestras células se han ido renovando y nuestro cabello ha crecido o se ha caído. Les puedo asegurar que ninguno de los cabellos que hay sobre sus cabeza estuvo en el momento de su nacimiento y que las células con que nacieron ya hace mucho abandonaron tu cuerpo para dar paso a las nuevas… entonces ¿Por qué te tememos tanto al cambio?

La vida terrena nos programa para vivir detenidos en un eterno girar donde no hay avance. Creemos que nos movemos pero nos mantenemos siempre en lo mismo…

La misma casa, la misma ciudad, los mismos amigos, el mismo trabajo, la misma rutina, el mismo numero telefónico, los mismos gustos, frecuentando los mismos lugares, repitiendo rutinas aprendidas… Envejecemos pero no cambiamos y eso impide la evolución como seres de espirituales.

Puedes empezar a integrar la idea de la transformación en tu vida con pequeños movimientos en el exterior. Podrías cambiar la posición de los muebles en tu casa o modificar el recorrido que haces todos los días hasta el trabajo. No vayas siempre al mismo restaurante ni pidas menú acostumbrado. Rompe la rutina y moderniza tu peinado o tus ropas y así le darás la bienvenida a ese viento fresco que llamamos cambio.

Si buscas lo permanente, lo estable y seguro, amígate con los cambios porque si hay algo que permanece inmutable a través del tiempo es precisamente el cambio.

Anuncios

Elixir de eterna juventud

ab36d654fd8f0dd58cf2a6164d1baf16

 Vieja fórmula de ancestral sabiduría Elixir de eterna juventud

 Desde tiempo inmemorial, el ser humano ha soñado con alcanzar la eterna juventud, aunque a veces parece haber olvidado el significado mismo de ser joven.

 La juventud nos sugiere generosidad y alegría, idealismo y desapego, valentía y optimismo, libertad en la que no pesa el pasado ni angustia el futuro.

Atrapados en el materialismo, los hombres olvidaron que las fuentes de Juvenalia se hallaban en nosotros mismos y que es desde la juventud interior desde donde se obra el prodigio de la juventud integral, que se expresa en todo nuestro ser.

 “ El hombre no envejece cuando se le arrugan las células epiteliales, sino cuando se le arrugan los sueños y las esperanzas“, decía el profesor Livraga. Los viejos Maestros siempre nos enseñaron que la vida se modifica y transforma desde la actitud de nuestra mente, y que desde el estado de conciencia adecuado podemos obrar verdaderos prodigios en nosotros mismos.

 Parte del secreto ha llegado a nuestros días a través de los viejos textos de sabiduría ancestral

Vencer las emociones que nos envejecen: evitar el resentimiento, la ira y el mal genio, que nacen de la frustración. Fortalecer el cuerpo con la acción, la moderación en el sueño, la comida y el sexo: ser fuerte y estar dispuesto para ayudar, no gimoteando constantemente nuestras necesidades. Hay una vieja fórmula para constituir el elixir de la Eterna Juventud. Sus ingredientes mezclados en la proporción adecuada obran el prodigio

Desplegar toda nuestra alegría: La jovialidad surge cuando no experimentamos un agobio existencial y aprendemos a apreciar la belleza del momento presente . Liberarse de los prejuicios y dogmatismos. Buscar naturalmente la verdad y aquello que nos hace felices más allá de la opinión de los demás – Ser útil y sentirse útil.

Avivar la curiosidad y el afán por conocer. Amar el misterio. – Espíritu de aventura y desprendimiento: sentirse un peregrino de aventura por la vida. Caminar como aprendiz y no como víctima – Desarrollar una elasticidad que no acuse los temores: la vida no nos dará tirones si no nos aferramos demasiado a las cosas y las formas

Vencer al tiempo: Liberarse del pasado asumiendo las lecciones que encierra, pero mirando al futuro como promesa, pensando que todo tiempo futuro puede traer nuevas oportunidades Cultivar la amistad frente al separatismo y la soledad de hoy día. Valorar el contacto humano frente a la despersonalización. – Sentir la responsabilidad ante los compromisos no como una pérdida de libertad sino como la mejor expresión de nuestra autenticidad.

Avivar los ideales que alimentan el alma: alimentar el alma inmortal con la belleza del arte, con la pasión por la justicia, con la aspiración a la sabiduría y con la bondad de la entrega al bien de la humanidad. – Encender cada día el entusiasmo: tener un ideal, alimentarlo, avivarlo. No dejar jamás morir la capacidad de soñar

 Bañarse todos los días en un poco de sabiduría para el alma, a través de la música que verticalice las emociones, y la reflexión y la meditación que pongan en juego elevados pensamientos.

 Y, finalmente, amar, amar con el corazón y la mente; amar una flor, un atardecer; amar una mirada, amar la sabiduría, amar al mundo … EL AMOR ES LA FORMULA DE REGENERACIÓN DE LA VIDA que necesita de la inteligencia para hacerse consciente y de la voluntad para realizarse.

En nosotros está la fuente de la eterna juventud, en nosotros está la sonrisa, está la fuerza, está la mente y el corazón, está el alma inmortal, está la vida toda para recrearse a cada paso … En nosotros está el secreto, pero hay que desearlo con toda el alma, para una vez conquistado, ponerlo a los pies de aquello que amamos

Autor: Miguel Angel Padilla

Madurar , es ver el Amor en el Alma de las personas

pareja-amor-autoestima

A medida que vamos madurando muchas de nuestras creencias van cambiando, entre ellas nuestra perspectiva del amor. Madurar implica entender el amor de otra manera, más profunda y algunas veces, más sencilla. El amor maduro responde a una necesidad intensa cuya satisfacción conlleva un largo tiempo de crecimiento.

Cada uno de nosotros tiene un concepto de lo que representa el amor, lo que es realmente importante y qué es lo que se espera en una relación. En este proceso las ideas preconcebidas y las creencias personales tienen un peso fundamental en nuestra manera de vivir el amor.

Existen dos clases de amor, el amor adulto o amor conyugal que se describe como una amistad amorosa que incluye afecto, confianza, respeto, lealtad y conocimiento íntimo mutuo. Y el amor apasionado o infantiloide que es un estado emocional salvaje, de confusión de sentimientos y emociones como la ternura, sexualidad, júbilo, dolor, ansiedad y celos. Dicen los estudios que este amor es limitado de 6 a 30 meses, con posibilidad de resurgir a veces.

El tiempo es esa prueba del algodón que nos enseña a ver con los ojos del corazón y a apreciar lo auténtico. Es ahí donde las experiencias nos acercan al amor adulto, haciéndonos sentir más libres para expresar nuestros sentimientos y ser capaces de reconocer en el otro sus estados más profundos. Así, conseguimos ver a través de más ojos que los propios.

El amor adulto

Un concepto fundamental en el adulto y en el amor es la autonomía. Puede parecer una contradicción hablar de la unión de dos almas y hablar de autonomía, pero es que esta y la autoestima son inseparables. Los individuos autónomos entienden que los demás no existen solo para satisfacer sus necesidades: saben que por mucho amor y comprensión que exista entre dos personas, cada uno es responsable en última instancia de sí mismo, cada uno es responsable de su felicidad.

Al madurar damos un valor más justo a cada una de las cosas que vivimos, apreciando la esencia del otro y aceptándolo con virtudes y defectos. El amor adulto da lecciones de vida, valorando la esencia de la persona. En cambio, el amor egoísta e infantiloide, busca herir, ubicar o desencajar a la otra persona.

Amar satisface un ansia, un deseo de prodigar ternura. Ser amado llena otra necesidad: el deseo individual de ser querido y apreciado. Si amar constituye una clase especial de realización; ser amado es la recompensa que se le otorga. Los principios que explican cómo elegimos nuestras parejas se basan en la interacción entre las características de una persona y la apreciación de esos rasgos por la otra.

El amar y ser amado no es el único placer dentro de la relación de pareja madura, también existe satisfacción en el proteger, ayudar y guiar al otro, al tiempo de sentir seguridad y confianza.

Madurar es la capacidad de soportar la incertidumbre

¿Por qué vivimos en pareja?

En los últimos 10 años se ha trazado un perfil de desarrollo normal en el amor desde la adolescencia hasta la madurez, en el que se describe un proceso típico de desarrollo. En este perfil se observa que en la transición de la madurez nos comprometemos profundamente con los aspectos importantes de la vida, como el amor, desligándonos de influencias anteriores.

Es en esta etapa es donde nos sentimos más preparados para comprometernos en una relación íntima con otra persona, formalizar la relación, vivir juntos, y contraer matrimonio. Las personas nos emparejamos por una necesidad de seguridad, de autoafirmación, al alejarnos del hogar primario y por la necesidad de alcanzar un objetivo vital como es amar y ser amado.

La gran mayoría de los problemas de pareja suelen venir de exigencias románticas inflexibles sobre el amor y la pareja que quedan muy alejadas de los cimientos basados en la madurez y objetividad. Estas ideas distorsionadas propias del amor apasionado o infantiloide pueden hacer peligrar incluso a parejas que se complementan muy bien.

En definitiva, el amor adulto se nutre de las experiencias compartidas, pese a sus conflictos y peligros internos. La verdadera sabiduría de este amor radica en su propia evolución, pese a las fisuras y heridas propias de las relaciones emocionales.

Existir es cambiar, cambiar es madurar, madurar es crearse a uno mismo.
 Extraído de la Web

 

19 hábitos de las personas negativas

Resultado de imagen de HABITOS DE LAS PERSONAS NEGATIVAS

 

19 hábitos de las personas negativas

Nadie siempre está feliz, todos tienen días malos. A veces la extrema negatividad puede ser evitada, de forma de mejorar su humor. En un reciente artículo para Business Insider, Hillary White, comenta sobre las actitudes que las personas infelices acostumbran a tener y que deberían abolir inmediatamente. “Si usted trabaja el pensamiento positivo sobre sí mismo y los otros, conseguirá ser feliz”, dice ella.

  A continuación, las 19 cosas negativas que se deberían dejar de hacer:                                                                                                                                                                                                               

1. Preocuparse por las cosas que no se pueden cambiar.”Las personas negativas tienden a pensar en lo que podría haber sucedido en la vida, pero es importante que no se preocupen por las cosas que no se pueden cambiar. Hay que aprender de los errores y tratar de hacer las cosas lo mejor posible la próxima vez. Podemos, incluso, estar contentos de haber cometido algunos errores”, dice White.

2. Renunciar cuando es difícil: Las personas negativas e infelices siempre van a renunciar a la mitad del camino a la hora de enfrentar un desafío. Es fácil saltar cuando algo parece perdido, pero perseverar, sin importar las dificultades, casi siempre trae buenos resultados. “Renunciar hará que la persona se sienta derrotada. No importa como acabe, enfrentar las dificultades aumenta la confianza”, afirma White.

3. Tomar las cosas demasiado en serio. Tener la capacidad de relajarse y reírse de sí mismo y de lo absurda que puede ser la vida transformará el modo en que la persona observa las cosas a su alrededor.

4. No ejercitarse: Hacer deporte tiene innumerables beneficios mentales y físicos. Cuanto más ejercicio se haga, mejor se sentirá y probablemente lo ayudará a seguir un estilo de vida saludable. Llevar una vida sedentaria traerá efectos negativos para la salud y que se notarán en el humor y la felicidad.

5. Enfocarse en objetivos imposibles.“Tener objetivos es importante, finalmente, es la única manera de hacer algo. Sin embargo, puede ser complicado cuando estos son imposibles. Pese a que nos parece que es bueno intentar llegar a las estrellas, la gente siempre está buscando metas inalcanzables. Por eso siempre se sienten decepcionados. La clave consiste en proponerse pequeños objetivos, lo que hará que se sienta realizado al alcanzarlos”, aporta ella.

6. Alimentarse de comidas que no son saludables. Todos tienen placeres que generan culpa y de vez en cuando hace bien darse permiso para comerlas. Para las personas infelices estas licencias se convierten en una regla. Recuerde que las comidas saludables mejoran el humor, aportan más energía y son beneficiosas para la salud.

7. No dormir lo suficiente. Dormir es esencial. Su calidad y tiempo está directamente relacionado con la productividad y felicidad al día siguiente. “Puede encontrar que aquella hora extra es una buena idea, pero una buena noche de sueño debe ser prioridad”, dice White.

8. Sólo centrarse en sus debilidades.“Todos tenemos inseguridades”, afirma White. La clave está en enfocarse en las fortalezas y no en los defectos. “La autoperfección es importante, pero las personas negativas suelen fijarse en sus defectos en vez de preocuparse de tener una imagen positiva. Reconocer las debilidades es muy distinto a dejar que estas tomen control de nuestras actitudes”, dice.

9. Pasar demasiado tiempo en las redes sociales.“¡Ese es uno de los mayores problemas! Hoy en día las personas dejan toda su vida en línea. Primero, eso nos hace pasar mucho tiempo comparándonos con otros”, dice White. Es bastante recomendable pasar un buen tiempo lejos del computador y tener nuevas perspectivas de actividades para el día. Las personas negativas se preocupan demasiado en la forma en que aparecen en internet, lo que traerá un efecto negativo.

10. Quedarse sólo en la zona de confort. Es fácil querer permanecer en la zona de confort, donde es más seguro y no existen riesgos. Pero pasar mucho tiempo en esa zona genera que las grandes cosas no sucedan. El aburrimiento es un factor para la infelicidad, que puede ser fácilmente combatido con nuevas experiencias. No es necesario dejar de todo lado e ir a saltar en paracaídas. Probando una nueva comida o escuchando música de una banda que le guste, puede sentirse renovado.

11. Preocuparse mucho de la opinión de los demás. “Las personas negativas dan demasiada importancia a lo que piensa el resto. Pero finalmente no se puede agradar a todos, entonces sólo queda ser feliz”, dice.

12. Hablar siempre mal de los otros. De acuerdo a White, si no tiene nada bueno que decir, simplemente, no diga nada. Las personas negativas intentan tirar para abajo a otras personas, de forma de sentirse mejores. Pero eso nunca funciona.

13. Trabajar en exceso.“Todos merecen un día de descanso. Las personas que trabajan mucho, generalmente, descuidan sus necesidades, y a veces todo lo que necesitamos para sentirnos mejor es un día de descanso”, dice Hillary White.

14. Aislarse. Aunque parezca más fácil aislarse de las personas en los momentos difíciles, pasar tiempo con amigos y familiares es la mejor manera de reanimarse.

15. Nunca salir de la rutina. Las personas felices saben que es importante tomar unas vacaciones, usar ropa diferente y tener un día para relajarse. Las actitudes negativas en exceso hacen olvidar que cuidar de sí mismo es tan importante como preocuparse de los demás.

16. Estar cómodo.“Las personas negativas son felices de quedarse en la comodidad”, comenta White. Permanecer en una relación o trabajo que no los hace felices genera una sensación de estancamiento.

17. Negarse a perdonar. Las personas negativas tienden a ser vengativos y guardar mucho dolor, pero la paz y libertad que traerá perdonar es más grande que cualquier tristeza que alguien pueda sentir.

18. Evitar planificar y organizar.“La desorganización puede confundir nuestras vidas. Incluso algo tan simple como limpiar la habitación puede restaurar el orden y ayudar a ganar un sentido de control sobre las cosas. Las personas negativas y que evitan la organización están menos preparadas para las vueltas de la vida”, dice White.

19. Enfocarse sólo en usted. Las personas infelices piensan en sí mismos todo el tiempo. Tratar mal a los demás o siempre centrase en sí mismo y en sus propios problemas puede ser perjudicial para el bienestar y la felicidad.

 

7 beneficios de la humildad y la sencillez que nos convertirán en mejores personas

7 beneficios de la humildad y la sencillez que nos convertirán en mejores personas

1. Nos permite tener más flexibilidad mental. Si adoptamos una actitud humilde, nos convertiremos en aprendices eternos. Esto significa que siempre estaremos dispuestos a escuchar nuevas ideas y cambiar las nuestras. De esta forma logramos crecer, porque no nos apegamos a nuestras ideas o formas de hacer las cosas sino que nos mantenemos abiertos al cambio.

De hecho, a medida que cultivamos la modestia, nos resulta más fácil aprender de las equivocaciones y comprendemos que los errores son necesarios para crecer y evolucionar.
2. Nos libera emocionalmente. Pretender que sabemos todo puede llegar a ser agotador. Por eso, abrazar la humildad y la sencillez suele ser liberador. Cuando reconocemos nuestros errores y limitaciones no estamos mostrando nuestra debilidad sino todo lo contrario, demostramos que somos personas seguras de sí mismas, personas que se conocen bien y que no tienen miedo a reconocer que han fallado o que necesitan ayuda. La humildad enaltece, la soberbia achica.
3. Nos ayuda a valorar los pequeños detalles. El orgullo siempre quiere más y nunca se da por satisfecho. Al contrario, la humildad se conforma y encuentra la felicidad en el aquí y ahora. La sencillez nos permite fijarnos en los pequeños detalles y encontrar la belleza en ellos, nos permite sentirnos agradecidos por esas cosas que adornan nuestra vida y que dábamos por sentadas.

Abrazar la humildad nos permite ser felices ahora mismo, estimula el agradecimiento y la satisfacción con lo que somos y lo que hemos alcanzado.
4. Nos permite conectar desde nuestra esencia. La sencillez también implica deshacerse de las máscaras sociales que normalmente usamos en nuestras relaciones interpersonales. Cuando nos deshacemos de la necesidad de impresionar y logramos mostrarnos tal cual somos, establecemos un vínculo emocional más profundo con los demás.

De esta manera, logramos desarrollar relaciones más duraderas y sólidas.
5. Nos permite encontrar la serenidad. Es curioso, pero a medida que abrazamos la humildad, nos abandona la necesidad de discutir, imponer nuestra opinión o tener la razón. Cuando no necesitamos que nuestro ego prevalezca, nos abrimos a otros puntos de vista y encontramos la serenidad incluso cuando las creencias de los demás se oponen a las nuestras. Esta nueva forma de abordar las relaciones interpersonales nos aporta una gran serenidad.
6. Nos ayuda a ser más empáticos. Solo cuando dejamos ir el orgullo y la soberbia, cuando dejamos de alimentar nuestro ego, somos capaces de salir de nuestra perspectiva y ponernos en la piel de los demás. De esta forma, lograremos ser más comprensivos y empáticos. Eso significa que podemos comprender a una persona, aunque no estemos de acuerdo con ella.
7. Nos hace la vida más fácil. Cuando nos damos cuenta de que menos es más, de repente nuestro mundo se hace mucho más sencillo. Nos percatamos de que muchas de las cosas que creíamos necesitar, en realidad no son necesarias para ser felices. Entonces comenzamos a centrarnos en lo que realmente nos importa.

 

Fuente: Rincón de la Psicología

Por qué cuando estamos sanando , empeoramos?

¿POR QUÉ CUANDO ESTAMOS SANANDO EMPEORAMOS?

Cuando entras en el proceso de sanación, sea cual sea la fase que estás procesando y a través del método que hayas decidido tomar (Reiki, acupuntura, homeopatía, etc), en la mayoría de los casos se produce una “recaída”. Contrariamente a lo que se esperaría, una mejoría, se produce un empeoramiento de los síntomas, o aparecen síntomas nuevos que antes no había, acompañados de un estado anímico hacia abajo.

¿Porqué sucede esto? Porque cuando decides entrar en el proceso de sanación (liberación), lo que tiene lugar precisamente es eso, la Liberación de aquello que has decidido soltar. Aquello que ya no necesitas sostener más, te deja, y te deja atravesándote…te vas vaciando de todo residuo en tu interior. Pues para que lo nuevo pueda instalarse lo viejo ha de dejar su espacio, y a veces ese espacio que se queda libre necesita de una limpieza profunda y de una puesta a punto. Esto básicamente es lo que sucede cada vez que sanamos algo.

Así que si te encuentras en este momento trabajando de forma consciente alguna parte del alma y tu cuerpo se siente cansado, descansa, si el cuerpo te pide lágrimas, dale llanto, si te pide odio, odia, si te pide rechazo, rechaza…No te reprimas, no reprimas nada…pues la única forma de ser libre es atravesando aquello que te oprime.

Un Ejemplo: Muchas veces creemos que para estar en paz hay que perdonar, pero no se puede fingir ni forzar el perdón. Si estás enfadado, si sientes rechazo o dolor por alguien, no puedes pasar de ese sentimiento y pretender que lo sueltas…has de soltarlo realmente para poder perdonar (que no es más que soltar), y para conseguirlo sólo hay una forma y es viviendo tus emociones, sin rechazarlas ni juzgarlas. Cuando les das voz, éstas te cuentan cosas sobre ti mismo que no conocerías de otro modo.

La Vida Es Sabia !!!!!

 

cad7camw4aacshm

 

No hace falta cuestionar lo que te pueda suceder. Aceptar cualquier situación te permitirá llegar a la comprensión de su razón de ser. A lo que te resistes, persiste. Lo que te afecta, te corresponde. Lo que cargas, es lo que llamas.


La consciencia no te marca destinos ciegos, sino el camino hacia la sabiduría del corazón. No condiciones tu felicidad a una determinada situación. Insistir en perfeccionar algo denota incomprensión. Para amar no precisas de arreglar nada, sino solo de aceptarle tal cual es. Para ser no necesitas hacer, sino sostener. Para fluir y mantener el equilibrio solo hay que soltar lo que produce peso. Quien fomenta el apego vive con dolor. Aceptar no es sinónimo de conformismo, sino de comprensión y expansión de la consciencia. Antes de que puedas experimentar algo primero tuviste que haberlo creado. Son procesos que generaste en base a tus pensamientos y sus correspondientes cargas emocionales inconscientes.

Sostener le debes comprender como el acto que te mantiene consciente, presente y satisfecha(o) en cada instante de tu vida sin pretender juzgar ni valorar nada de lo que te pueda suceder… Sosteniendo se ama, se integra, se transmuta, se sana y libera con el poder de la consciencia… ¿Y de que te liberas?… Ciertamente no se trata de algo que este mal en ti, sino de la incomprensión, de los juicios e interpretación que emites en determinada situación. Eso es lo que te causa el remolino emocional, el que tú creas que algo te hunde, te rechaza y avergüenza, que te roba valor y hace indigna(o)… El origen de tu tensión emocional es la desvalorización persistente en tu sistema de creencias. La disfunción mental siempre te acarreara desequilibrio emocional. Tus pensamientos son los que te causa dolor y te roban la paz.

Al amor no se llega por el camino del merito, sino por medio de la comprensión y la aceptación, de la bondad y la integración. Todo afán por justificar y poseer denota un contenido mental erróneo. Todo lo que supones te hace indigna(o), es la tierra de cultivo para sembrar la disfunción y quedar atrapados en la telaraña del ego, tu identidad falsa… “Desde la perspectiva del amor cualquier situación es propicia para sembrar la semilla del amor”… Cuando hablamos de liberar, nos referimos a soltar la auto desaprobación e insatisfacción por todo cuanto nos parezca mal de nosotros mismos… No se llega al amor rechazando o condenando, culpándose y autoflagelándose. Estos recursos egoícos son una excelente excusa para vivir fuera del amor, con ello no arreglas nada, solo expandes el problema. Tu propio juicio es una trampa mental que se recrea en tanto no elijas una perspectiva basada en la energía del corazón.

Comienza por comprender que todo cuanto piensas importa, ya que tienes el poder de convertirlo en real. En tanto no cambies tu forma de pensar y relacionarte contigo misma(o) no habrá terapia o curso que te brinde una solución definitiva. El comprender que tus pensamientos son los que generan los estados emocionales que te afectan, será el principio del fin, te conducirás hacia la puerta de salida. No por mucho limpiar y liberar tus emociones, vas a conseguir limpiar tu mente de todas las cargas de desvalorización.

¿Quieres ver un cambio en tu vida? … Cuando alguien te asiste en el proceso de internalización de los esquemas mentales que te desvalorizan y auto frustran, evitarás perderte en el laberinto de las interpretaciones erróneas. Trabajar con las creencias es todo un desafío, es la parte más sensible de nuestro ser… y por ende la menos atendida… Sin embargo este aspecto es lo que se precisa para obtener soluciones reales para tu vida, lo demás son paliativos para suavizar la tensión interior. Tú sabes a que me refiero. La vida interior no depende de recetas mágicas, ponte esto, tomate aquello, deja de comer aquello, vacúnate, purifícate, protégete, aíslate… Nooo… El equilibrio interno es un asunto de consciencia, y para llegar al nivel requerido hay que comprender los procesos mentales que originaron cargas emocionales que condicionan nuestra libertad interior



© Ari Shemoth